Ir al contenido principal

A la memoria de “Lin Yu”, mi tío portugués



Lin Yu (el último a la derecha) en mi acto de grado

En mi adolescencia tuve la suerte de que llegara a nuestra familia un tío portugués, que surgió de una relación amorosa con mi tía materna Aura; Luis Rodríguez Freitas  -le decían “Lin Yu” sus amigos y nunca supe porqué- un comerciante que se instaló en Barlovento cuando llegó a Venezuela durante el gobierno de Pérez Jiménez;  era un hombre muy generoso y recto.

Para finales de la década del 60, había prosperado y ya era propietario del mas grande hotel de Caucagua, hotel  “Italia” se llamaba, ubicado frente a la plaza Bolívar. Fue por su intermedio como se iniciaron mis vínculos con los pueblos de Barlovento. Ya adulto me familiaricé con el pueblo de Capaya, que tenía un río estupendo donde casi muero ahogado, salvado por un parroquiano. Mas adelante sería Tacarigua de la Laguna, donde adquirí una propiedad en la playa que cuando la terminé de acondicionar decidí venderla; nunca he sido de frecuentar semanalmente una estancia.  A Caucagua la llamaban, no sé si aun, “Corazón de Barlovento”. El tío venido de Funchal, era fanático de “Los Tiburones de la Guaira” y admirador furibundo del general Marcos Pérez Jiménez y del Dr. Rafael Caldera, pero  amigo de todos, se la llevaba bien con caraquistas y magallaneros, con ricos y pobres, adecos y copeyanos.
Devoto de la Virgen de Fátima, así bautizó a su hija adoptiva, a quien amó profundamente y ésta no le fue agradecida; ese es el gran riesgo que se corre cuando se adoptan niños sin conocer a ciencia cierta su ascendencia genética. 
Alcanzó su prosperidad a fuerza de trabajo y emprendimiento durante años asociado con otros coterráneos. Le encantaba hablar de política y la entendía a profundidad; sentía pasión por Venezuela.   Ese fue su pecado; desatendía su negocio por estar pendiente del acontecer político nacional y local. La debacle de su negocio fue precisamente confiar el manejo del mismo a sus empleados barloventeños. Cuando me llevaba de vacaciones a Caucagua, yo corría y saltaba por todas las instalaciones del hotel y entraba al bar y ayudaba a servir un trago o me paseaba entre las mesas del restaurant y levantaba un plato sucio, etc.; como todo muchacho, quería hacer trabajo de gente grande,  pero también desde pequeño fui muy observador y pillaba a los empleados meterse el dinero de los clientes al bolsillo y se lo decía: tío te están robando y él me contestaba :“si, ese hijo du puta, lo metí a traballare porque su padre está fermo”, ¿y esta señora tío? -le refería una camarera medio estrafalaria- “esa está aque porqué la dejó el mareido”. Así pues, su nómina era conformada por gente con problemas  económicos o familiares que se aprovechaban de la nobleza del portugués.
Yo disfrutaba mis estancias no solo en el negocio del tío, cuya dinámica me entretenía mas que quedarme a ver la tele en la habitación. Visitaba mucho el cine (era uno solo en el pueblo) que quedaba a pocos metros del hotel; recuerdo que suscitaba un acontecimiento los estrenos de las películas de Elvis Presley y del Santo, el Enmascarado de Plata

 Si bien los primeros tiempos de esas vacaciones me sofocaba el calor del pueblo y el color de los barloventeños, con el tiempo me fui adaptando por la sencillez de esa gente y él lo entendía, por ello me llevaba de paseo por el pueblo a sus constantes visitas a “amigos” y comerciantes relacionados de la zona. El no era hombre de estar sentado supervisando el negocio. No atendió el mensaje del viejo refrán que dice “el ojo del amo engorda el caballo”.  Hizo con mi padre una relación muy fraterna y lo trataba como su hermano mayor, a mi madre como una hermana también. De mis hermanos si bien se mostraba afectuoso con todos, tenía predilección por mi hermano Carlos. En esos tiempos no habían adoptado aun la  niña y la ausencia de sus hijos dejados forzosamente en Portugal, la trataba de llenar con los afectos que nos brindaba. Mi hermano  continuó sus estudios de  bachillerato  en Caucagua, ya que el tío pensó que esa sería una buena plaza para enderezar su terrible comportamiento, pero nada, la adolescencia es una edad muy difícil; fue peor  la conducta bajo la dócil rienda del tío. 
A  los pocos años naufragó su negocio en medio de deudas y cuentas por cobrar. Se vino a Caracas a probar suerte, pero esta ciudad  era una plaza muy difícil para su temperamento, así que las pocas iniciativas sucumbieron rápidamente. Se inicio en el negocio del transporte colectivo, pero ya su salud daba síntomas de deterioro, que se fueron acentuando con las preocupaciones que le deparaba su  adolescente hija adoptiva. Su fracaso comercial, el colesterol y las vicisitudes del tráfico caraqueño terminaron arruinándole la tensión hasta provocarle un ACV que le condenó a una silla de ruedas. Cuando murió yo vivía en Mérida, ya bastante apartado del contacto con ellos, pero le debía un recuerdo a su memoria que escribo en este momento con el mayor de mis afectos. Mi tía y su hija adoptiva se esfumaron después de su muerte. El amazonas las llamó y no supe mas de ellas.
El esposo de mi ex,  también es portugués, deseo que sea tan bueno como mi tío.






Comentarios

  1. Increíble tu crónica papà, nos permîtes hacer un viaje refrescante en el tiempo... besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…