Ir al contenido principal

El Liceo “Caracas”.





Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas.
Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobres no eran resentidos sociales como los que ha fomentado “la revolución” en estos últimos quince años. Allí hice amigos de esas dos clases sociales que aun recuerdo, predominaban los muchachos del Paraíso y Las Fuentes, de San Martin y  El Silencio. Mis dos grandes panas: Manuel Natera (con quien hice mi primer viaje a Margarita, reseñado en estas memorias) y Arnaldo González, hijo del líder del extinto partido URD, Pablo González, y quien sería a los pocos años el padrino de mi boda. Siempre recordamos con mayor nitidez los dos últimos años de bachillerato porque es en esos años cuando nos sentimos líderes de nuestro liceo. Las chamas de tercero (ahora es noveno) se encargan de darnos mayor importancia o distinción. La solidaridad de los panas en esa edad es absoluta, recuerdo cuando Zulay, quien fuera mi primera noviecita, hermana de la cantante Neyda Perdomo, me “cortó las patas” como se decía entonces, era muy amiga de la chama empate de Manuel Natera,  y éste resolvió en solidaridad conmigo cortarle la patas a esa chama también. Manuel vivía por Caricuao, pero esa distancia no hacía mella en nuestro deseo de reunirnos con frecuencia e inventar temas para la rumba. Ahora Caricuao me parece tan lejos y decadente.
Con Arnaldo la camaradería fue mucho mas prolongada. Recuerdo una payasada en quinto año, por joder lanzamos una plancha a la elección del centro de estudiantes, Arnaldo y yo encabezamos la plancha; montamos nuestro “comando de campaña”, un tarantín con un slogan rarísimo, eran tres o cuatro palabras en supuesto inglés. No ganamos aunque sacamos muchos votos, pero gozamos un mundo (una bola se decía entonces).
Algunos eventos de esos días son imborrables, como cuando fuimos expulsados del liceo por tres días. Ocurrió que la subdirectora, una honorables profesora de cara muy arrugadita, a quien los malvados del liceo le decían  “pasita”; un día envalentonados tuvimos el atrevimiento de gritarle de lejos ese mote y fuimos expulsados y citados nuestros representantes. Yo no me atrevía a confesarle a mi padre esta fechoría y menos exponerlo a semejante pena, pues le temía terriblemente, el era un hombre muy recto e igualmente estricto. Por ello,  para evadir ese trance cometí otra fechoría, le pedí a un amigo de la cuadra adulto y de apariencia avejentada, que asistiera a la citación pasándose por mi tío, bajo el argumento de que mis padres estaban de viaje. En esos tiempos no se dudaba de la buena fe de las personas, por lo que en esas circunstancias no se requería la identificación. Fue así como salí de ese trance. El  viejo pana quien se apareció al liceo en su moto no dejó de reprocharme la vaina que habíamos echado.
Manuel Natera, era todo un personaje. Recuerdo que una vez por sus predios de Caricuao, bajo los efectos de unas pasitas (esta era otra pasita, una bebita de estudiantes elaborada a base de una fruta -piña o pasas- con ron, de fácil acceso económico), yo al volante de mi Volkswagen, pasamos muy pegados a otro vehículo detenido y lo rayé sin querer de punta a punta. El dueño al parecer nos vio y nos dio alcance. Cuando bajamos del carro, el Manuel envalentonado con sus pasitas tuvo la desfachatez de inquirirle al dueño del carro, arremangándose la camisa y en su inconfundible acento margariteño, que “cuál era la infracción cometida”. Yo no soporté la risa y convine con el dueño en pagarle la reparación; lo envié donde el latonero de mi carrito quien me sacó del apuro.
Cuando se acercaba la fecha de la fiesta de graduación, hicimos en una casa vecina a la de Arnaldo, en Las Acacias, una fiesta de pro-graduación para obtener fondos. Algún pícaro a última hora falsificó los tickets artesanales que habíamos elaborado; por supuesto el espacio para la fiesta colapsó y hubo unas cuantas broncas a la entrada cada vez que advertíamos tickets chimbos. Esa fue una noche memorable, además porque fue la noche cuando me empaté con Zulay.
De ese grupo entrañable de compañeros he logrado contacto con algunos por Facebook, como Freddy Strauss que se fue a Valencia y no lo reconozco en su foto actual;  Victoria (Vicky) Mijares, entusiasta practicante de deportes, hoy preocupada activista de la sociedad civil y Margarita Cadenas, entonces una linda estudiante, hoy reconocida directora y productora cinematográfica.
Margarita Cadenas

De ese liceo en El Paraíso queda muy poco que rescatar. A su lado, el parque Naciones Unidas, hoy un inmenso refugio de damnificados sin esperanzas parece hacerle camino al destino de mi liceo.

Comentarios

  1. Visité hace poco el Liceo un sábado si mal no recuerdo, no hay seguridad pude entrar a todas las áreas pues las puertas estaban abiertas, la verdad es que estaba como que si nadie estudia ahí como que no entran alumnos hace como un año, abandonado pues, con la estructura física idéntica, excepto él área donde están las canchas y el gimnasio que ahora una de estas es techada. El estadio de béisbol estaba ese día ocupado por unos equipos que participaban en un torneo, el infield un tierrero y el outfield puro monte alto, es una lástima porque se supone que el Liceo Caracas es especialista en deportes. Estuve ahí y sentí un deya vú, y está mal porque yo egresé en 1983 y ahí el tiempo no pasó, debería estar mejor y moderno. Hagamos un reencuentro, pero un reencuentro para ver en qué podemos ayudar a nuestra alma mater. Nerio Mendoza.

    ResponderEliminar
  2. Woooo. que bueno escuchar todo lo bonito que era el Liceo Caracas hace años, soy promoción 2012-2013. no ha pasado mucho de esa graduación, la verdad que si decayó en el área social de los estudiantes, la mayoría con malos pasos, algunos deportes mantenían el comportamiento y valores del estudiantado, pero igual me divertí demasiado y conocí a personas maravillosas que les doy mil gracias por todo, muy buen blog saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar probablemente fuiste pacientes mío si acudiste a circuito médico o revisión con nutrición...

      Eliminar
  3. Yo soy de la promoción de 1994 y que gratos recuerdos tuve; por vivir al frente seguí cada cambio y fui testigo del deterioro. Luego tuve la oportunidad de ser el nutricionista de los alumnos de ese liceo que acudían al Servicio Médico en el Parque Naciones Unidas entre el 2007 y 2014, hasta hace año y medio que me fui del país. El orgullo que siento de esos profesionales y famosos que ha cosechado ese liceo, quien nos dejó muchos recuerdos...

    ResponderEliminar
  4. Hola. Mi nombre es MAría FErnanda Fuentes. Soy del 75, pero me parece que tú estás por ahí en esa fecha, porque Zulay Perdomo fue de mi promoción, aunque de otra sección. Te felicito por esta iniciativa. Lo leí porque lo compartió Charito Espinal, de mi salón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos invitados al grupo Liceo Caracas en facebook, yo tambien soy miembro https://www.facebook.com/groups/8535708575/

      Eliminar
  5. Que epoca se lee aqui en esta memoria de verdad que bonito. Mis mejores años de vida los vivi alli en el liceo caracas. Soy de la graduacion 2010-2011, donde medio se podia rescatar algo de personas, donde guardo aun vivencias como si hubieran sido ayer... y de verdad justo ahora me da tristeza ver a los que estudian alli, un poco de malandritos y mala conductas... pero bueno, lo que siempre dire y estoy orgulloso de haber estudiado en el caracas... gracias por relatarnos sus vivencias alli amigo

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes Olinto Mendez, gracias por tus lineas, encontre tu articulo y lo publique e el grupo, soy de la promocion (1969-1974) del liceo Caracas. Publique tu escrito en nuestro grupo y me gustaria que entraras a el, esta es la direccion https://www.facebook.com/groups/8535708575/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Milagros. Gracias por tus comentarios. Aprecio que hayan leído el post y que lo difundieran. Entraré en tu grupo. Saludos.

      Eliminar
  7. Promocion 1995 Ramon Chuecos...eramos Felices y No lo sabiamos,buenos Reuerdos de full Rock Nacional ,full Deporte con los Intercursos , un Liceo para Admirar en su Momento...

    ResponderEliminar
  8. Promocion 1995 Ramon Chuecos...eramos Felices y No lo sabiamos,buenos Reuerdos de full Rock Nacional ,full Deporte con los Intercursos , un Liceo para Admirar en su Momento...

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…