Ir al contenido principal

La Mesa en un café

Ramón Guillermo Aveledo y Ramón José Medina en un café de Los Palos Grandes (conversación imaginaria)

¡Hola  Ramón Guillermo

¡Hola Ramón José

Aveledo:  Ramón José recibí tu carta de renuncia. Es intensa, muy bien escrita; coño, parece obra de García Márquez esa pieza, pero no justifica, ni disipa en nada las vainas  que nos achacan. Tocayo, no le parece que no debió renunciar inmediatamente después de mi, coño! porque da la impresión que estas renuncias son maquinaciones para acabar con la Mesa. La dejamos sin piso. Es mas, tú fuiste hace poco seriamente cuestionado por las declaraciones infelices que hiciste sobre Leopoldo, yo creo que debiste renunciar fue en ese momento, eso al menos hubiese retrasado mi renuncia.

Medina:  ¡Coño! pero era como darle la razón a la gente de Voluntad Popular, por esa mariquera que yo dije. Además Ramón Guillermo, a ti lo que te cuestiona la gente es la pasividad frente al Gobierno, que la Mesa no se le paró firme a Maduro para exigirle que el dialogo diera resultados. Quedamos como unos cagones que no logramos sacar en libertad a un solo preso. Es mas, esos coños e madres fascistas siguieron metiendo presos y torturando a estudiantes y gente inocente en plenas conversaciones del dialogo. Ahí tienes el allanamiento al campamento de los estudiantes en Las Mercedes. El Maduro se burló de nosotros como le dio la gana y en las narices de los chulos de UNASUR y del pendejo Nuncio. El Diosdado limpió el piso con nosotros y parecíamos unos idiotas, creyendo en esa mierda de dialogo; el Gobierno ganando tiempo y nosotros con esa actitud de estúpidos, dejamos enfriar la calle y no recibimos nada, sino el rechazo de la mayoría.

Aveledo: Lo mas jodido  Ramón José es que la presión de algunos sectores para que yo saliera del cargo o que se reestructurara la Mesa era muy fuerte.

Medina: No hombre chico que fuerte un carajo, tu le paras demasiado a los chismes de prensa o de radio. Tú eras el hombre a mantenerse ahí, porque tu renuncia no favorece a la unidad, le hace el juego al Gobierno. Tu no ves que después de nosotros dos, sobre todo tu que eres un político respetado, peso pesado, sin rabo de paja, y con todo eso  siempre hubo unos coños e madres tanto del Gobierno como de la oposición que hablaban paja, de un supuesto pasado cuestionable, lo que queda en esa Mesa es puro sospechoso habitual, dime tu Julio Borges, Ramos Allup, Ismael García, todos esos tienen un tufito de vendidos o bandidos. Y el pendejo masista ese que quedó encargado, tiene un pasado mas oscuro, no sé qué coño hace ahí.

Aveledo: Y lo peor de todo es que los otros, que no aludiste, algunos no tienen rabo de paja, pero son los que estaban a favor de “La Salida” que proponía Leopoldo y María Corina, los llamados por el Gobierno golpistas.

Medina: Si, ya verás que el Gobierno  le va a sacar provecho a esa vaina. No ves que Maduro anda diciendo que se fueron de la Mesa los demócratas. Se fueron los guevones dirá la gente. Porque esa chapita que nos montaron hasta merecida de ”complacientes” con el Gobierno no nos la quita nadie. A no ser que nosotros demos alguna muestra seria de inquebrables.

Aveledo: Bueno pero ya renunciamos, ya no podemos hacer nada. Será promover a Falcón que es el menos percibido como cobarde.

Medina: Si, pero ese carajo es como guabinoso. A veces no se sabe qué coño busca, porque por ahí anda con una publicidad de candidato presidencial. ¿Qué se traerá ese coño? Hay que tener cuidado con esos supuestos ex chavistas, ahí tienes a las ratas del gordo Escarrá y William Ojeda, que eran prácticamente unos infiltrados en la oposición.

Aveledo: Coño ahí llego Ocaris, ahorita viene a saludarnos, cambiemos de tema …
¡Mesonero!




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…