Ir al contenido principal

Predicciones y deducciones





Hoy amanecí optimista y decidí escribir una crónica desde una perspectiva futurista o de  “vidente de pacotilla” o aficionado a la astrología, aun cuando ni siquiera sé que significa “Mercurio retrógrado”. Pero voy a tratar de imaginarme, tomando como referencia ciertos antecedentes, lo que ocurrirá en los próximos meses en Venezuela, más concretamente a partir del resultado de las elecciones parlamentarias que se celebrarán a final de año mas por efecto de la presión internacional que por la voluntad del Gobierno, que se sabe derrotado.

Diciembre de 2015: Para  esta fecha nuestro país estará inmerso en la mayor crispación política, ya que las elecciones parlamentarias se celebran en ese mes como consecuencia de las presiones internacionales ejercidas desde la Casa Blanca, la Unión Europea, El Vaticano y la propia Habana que pone de por medio sus intereses en las relaciones con Estados Unidos y el Hemisferio.
Pasamos por alto en esta mirada a la bola de cristal, la cantidad de muertos por el hampa y los nuevos  estudiantes encarcelados so pretexto de guarimberos y revoltosos, que debieron manifestar contra el gobierno ante la grave crisis que vive el país.
El precio del dólar ni te cuento.
El domingo fijado para las elecciones legislativas un ambiente de mucha esperanza y entusiasmo cunde en todas las ciudades del país. Los medios de comunicación transmiten constantes mensajes de los personajes públicos nacionales e internacionales, artistas, intelectuales, deportistas, instituciones religiosas y de derechos humanos, etc., llamando a utilizar el voto como arma para alcanzar la libertad de los presos políticos y la paz del país. Unos días antes, Leopoldo López hace un clamoroso llamado público a comparecer masivamente a los centros electorales con alguna prenda blanca para mostrar al mundo la clara mayoría de la votación opositora frente a la decadente simpatía oficialista y así evitar el fraude que se teme.

En la madrugada del lunes, después de unos  confusos  escrutinios emitidos por la inefable Tibisay,  y en un tenso ambiente en los alrededores del Consejo Nacional Electoral, finalmente se declara la victoria de la oposición por una considerable diferencia de votos (tendencia irreversible) a pesar de las bochornosas ventajas del régimen en la movilización de votantes bajo presión y centros de votación bajo control absoluto del PSUV.

Al presidente M. no le queda otra que reconocer los adversos resultados, pero ese mismo día desata o declara una guerra
contra los diputados electos, pretendiendo la desilusión del pueblo por la imposibilidad de que la oposición pueda llevar adelante sus planes y propuestas. Los grupos armados pro-gobierno: colectivos, pranes y demás especímenes de la “patria nueva” se conciertan en la idea de no permitir que la Asamblea Nacional funcione con regularidad. Reaparecen los Círculos Bolivarianos  y supuestos “colectivos” amedrentando a los venezolanos que pretenden respaldar las propuestas de los nuevos legisladores.
Enero de 2016. La nueva Asamblea Nacional logra en medio del terror infundido por el Gobierno y sus secuaces, instalarse en su sesión de inicio, en medio de grandes broncas provocadas en el centro de la ciudad y alrededores del Congreso por los grupos facinerosos. Algunos diputados son salvajemente agredidos y hasta personeros de entes observadores internacionales reciben su cuota de fascismo.
El defenestrado presidente saliente de la Asamblea Nacional presenta un torcido  e insólito recurso jurisdiccional para desconocer los resultados electorales y le hacen comparsa todas las instituciones del Estado, fundamentalmente el Tribunal Supremo y el Ministerio Público. Pero  las presiones internacionales  de la Casa Blanca y de otros gobiernos extranjeros se muestran tan enérgicas ante Miraflores  y las grandes movilizaciones de la sociedad encabezadas por la MUD  reclaman enérgicamente a todo lo largo y ancho del país, que el Gobierno recula ante el polvorín desatado y hace un teatral llamado al dialogo para apaciguar los ánimos.
Los ruidos de sables no se hacen esperar. Aparecen militares expresándose públicamente contra el Gobierno y son  inmediatamente perseguidos y encarcelados.
La primera propuesta ante la Asamblea Nacional es una Ley de Amnistía, que resulta respaldada no solo por el bando mayoritario de la oposición, sino también por unos cuantos diputados chavistas que se declaran independientes del bando oficialista (salto de talanquera).
En medio de este zafarrancho es puesto en libertad Leopoldo López  (ya el diputado electo Daniel Ceballos había obtenido casa por cárcel ante el grave deterioro de su salud y la intervención de numerosos gobiernos extranjeros y entes internacionales defensores de Derechos Humanos).

Voceros del Gobierno en su obstinado empeño en mantener la tensión y dar muestras de su poder, resuelven anunciar la posible demanda de nulidad de la Ley de Amnistía y el Presidente se escuda en esta patraña para negarse a dar el ejecútese a dicha Ley.
La situación en las calles se torna de una ingobernabilidad absoluta en virtud de grotescos eventos provocados por grupos anárquicos pro-gobierno, que mantienen en jaque a la población.    (Esta historia continuará …)

(Esta imaginaria fue escrita el día 5 de junio de 2015. Queda esperar el curso de los acontecimientos de los meses por venir para poner a prueba mi talento como profeta).

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…