Ir al contenido principal

De regreso a New York


A mi padre

José Gregorio Méndez




El presente Blog está dedicado a mi fallecido padre José Gregorio Méndez, quien siempre fue mi guía para asumir cualquier reto o emprendimiento,  pues él me inculcó la constancia y la perseverancia en los objetivos. De él heredé también la pasión por la escritura.
Este trabajo lo inicio en una primera etapa de crónicas autobiográficas (2014), que tienen como elemento común, un circunstancial pasaje o trance anecdótico; algunos si se quiere graciosos, otros, un tanto infames.



Olimar en Albany



Fabiola



De regreso a New York
F
Abordé el bus de regreso a New York, después de pasar dos días con mi hija Olimar, su esposo Rolando y mi nieta Fabiola en la ciudad de Albany, capital del estado de New York; una ciudad muy particular con llamativas edificaciones por sus singulares diseños arquitectónicos, donde funcionan entes oficiales, universidades y colegios. Fueron dos cortos días llenos de temas pendientes, atenciones reciprocas y afectos acumulados en el pasivo de la morriña familiar.

F
Al subir al bus pensé en escribir, porque cuando se lee a Leonardo Padrón, es muy difícil zafarse de la idea de hacer alguna vez crónica de un momento estelar. Para mí lo fue este viaje por dos razones: 1) asistir al US OPEN, así fuere por dos días; es una experiencia inolvidable, aun cuando no pude ver al ídolo de todos, Roger Federer, (acababa de ser eliminado sorpresivamente en su primer match) ya que no llegué a tiempo para ver quizá la actuación que nos propone su adiós del tenis (en esta predicción como muchos equivoqué mi análisis, pues Federer regresó después de este Gran Slam y para fascinación de todos sigue conquistando nuevamente los más preciados torneos Master 1000). Esta disciplina deportiva, cuya pasión descubrí demasiado tarde,  me ha animado la vida en la etapa más difícil de todo hombre útil: la edad de 55 años, cuando comienzas a aceptar tu verdad, eres viejo.

En el US OPEN


Lo otro fue reencontrarme con mi hija Olimar y mi nieta Fabiola, a quienes la violencia de mi país y el clima político les llevó a vivir muy lejos de mí y no sé si esa separación sea definitiva, pues Venezuela parece caer en un abismo social y económico del cual muy probablemente no resurja en décadas. Mi visita a Albany tuvo su anécdota infame, tramitar la boletería de mi vuelo de regreso a Venezuela.
El viaje en el bus solo me sirvió para escribir estas notas animado por Padrón y el silencio de los pasajeros gringos que parecían zombis, como si no respiraran y menos hablaban. La pasajera a mi lado, una asiática con su iPod parecía asustada, como si le incomodara que yo pensara. Opté por dejar de escribir y trate de dormir...




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…