Ir al contenido principal

El 7 D en Miraflores





El 7D en Miraflores. Nico y el Capitán conversan.

-Coño Nico, ganaron los marditos esos de la derecha apátrida; no pudimos mover a la gente de los barrios. La vieja Tibi se cagó y no quiso cambiar los resultados. Qué te dijo Jorge?

-No joda Capitán, la vieja Tibisay no quería ni atenderme el teléfono y que porque suponía que la estaba llamando para que inventáramos una vaina. ¡Qué tal!

-Si Nico, a mí me informaron que la vieja Tibi dijo en una reunión con las otras rectoras que ella no se iba a echá esa vaina de la trampa, porque teme que hasta el Imperio la vaya a sancionar y que a ella le gusta mucho Mickey Mouse y comprar en los newyores.

-Si Capitán, a mi me dijo Jorge que la vieja cree que la derecha va a mandar ahora, porque lo que viene es un revocatorio de mi mandato y que ella no quiere estar huyéndole a juicios; que al menos reconociendo el triunfo de los escuálidos puede negociar su tranquilidad.

-Coño Nico, parece que se nos acabó el encanto.

-No joda Capitán, qué encanto ni qué carajo, si a ti te tienen arrechera que jode hasta los chavistas. Con esa patanería que manejaste ese cuartel de jala bolas en que convertiste  la Asamblea.

-¡A coño!, me vas a echar la culpa a mí, que te mantengo esos cuarteles controlados y firmes con la Revolución para que no se te alce ningún güevón.

-Qué firmes ni controlados un coño, esos carajos lo que están cuidando es mantenernos en el poder para ellos seguir robando a mansalva. Pero a ti esos comacates también te tienen arrechera y no te paran bola.

-No joda Nico y qué vas a decir tu que no pegas una en esas cadenas, anunciando estupideces y amenazando a  los tales “pelucones” que la gente no sabe qué carajo es eso; no ves que ese vocabulario balurdo cucuteño no les gusta y aquí le tienen mucha arrechera a los colombianos. Bueno, ahora les tienen envidia por su país, que hasta se están yendo para allá.

- Capitán, hay mucha gente mediocre en este proceso que por ayudarme me perjudican, no ves la pajua de la Jacqueline Faría que se puso a decir en una cola de un Bicentenario que eran unas “colas sabrosas” y que yo había dado la orden de hacer esas colas; ¡que bolas tiene esa imbécil!.

-Sí, esa vaina cayó muy mal en el pueblo. Además güevón, la gente se arrechó de tanta incapacidad y tanto bicho robando. Se obstinaron de las colas y de tantas embustes tuyas como la tal guerra económica esa.

- Yo creo que cometí muchos errores por estar designando puros militares en los grandes cargos para complacerte a ti güevón. Ahora el pueblo detesta a los militares. Eso era antes que les tenían respeto; tal parece que la corrupción los pervirtió.

-Si Nico es verdad, er mardito dinero me los echó a perder. Ahora a esos cabrones no les interesa ninguna revolución socialista, sino salvar su pellejo y seguramente van a negociar con la derecha para que no les sigan los juicios.

-Coño y tú qué vas hacer, porque sin Asamblea, no tienes una gota de vida, y en la calle no te quieren ver; vas a tener que coger el monte o el mar.

-No joda, por lo pronto voy a descansar para oriente en er yate del negro Aristóbulo. Y tú qué vas hacer porque ahora ese revocatorio es un tiro al piso para la oposición.

- Coño voy hablar con Fidel y Raúl a ver qué hacemos.

- No joda esos viejos coños e madre desde que se pusieron en la buena con Obama, están por sacarnos el culo. Ahora que no tenemos real y encima perdimos el poder, no te van a parar más bola. Será que hables con tu amigo Santos para que te vayas a Cúcuta.

-¡Si Luis, ja ja ja!


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…