Ir al contenido principal

Capítulo final


Los planes de Oliver de irse a la Argentina parecen complicarse, no solo por las dificultades del mercado inmobiliario que parece petrificado, lo que le impone una paciencia monacal. Su madre sufre los embates de la demencia senil y Oliver comprende que lo mejor para ambos es que su vieja ingrese a una guardería para ancianos donde puedan tratarla especialistas y gente acostumbrada a estos tortuosos  dramas.

Por tal virtud decide incluir en su libro como capítulo final y en honor a su madre, un pasaje de su vida en Sabana Grande que tuvo mucha significación para la vida de ambos. Es la historia de un trance infame que relató en una de sus crónicas biográficas como ocurrida a una tía, pero que realmente a quien ocurrió fue a su madre y por supuesto a el mismo.
A continuación:

Título: Tía Rosa en Haití

El primo Joshua, un abnegado trabajador y buen hijo había contratado por intermedio de una empresa de reclutamiento en Chacaíto a una muchacha para servicio domestico de su madre (tía Rosa), en su pequeño apartamento de Sabana Grande. No se le exigía a la candidata mucha experticia, sino  paciencia para acompañar a tía Rosa que goza de buena salud pero la afecta terriblemente la soledad. La chica seleccionada para ese encomiable encargo, una gorda morenaza de nacionalidad dominicana, de apariencia buena gente, de trato afable y considerada con los gastos, dio buenos resultados en lo inmediato. Una estupenda cocinera de la gastronomía de su país, preparaba las habichuelas en todas sus  formas y utilizaba bastante bien la “ropa vieja” para resolver los imprevistos de la nevera; era además buena conversadora, lo que más necesitaba  tía Rosa.

Por esos tiempos tía Rosa había acentuado sus afanes y discursos supuestamente acosada por un aparente “realismo mágico” que la mantenía llena de miedos, al punto que debieron llevarla al psiquiatra. Pero ella era una convencida de la existencia de los espíritus que la atormentaban en la noche. La  cachifa dominicana había hecho buenas “migas” con la tía quien le daba detalles de las imágenes que veía en espejos y ventanas. Ésta  le tenía toda la paciencia para escucharla y seguirle la corriente como si de veras compartiera con ella las visiones muchas veces estrafalarias de los personajes.

Joshua, mientras, vivía entre Caracas, Valencia y Maracaibo, al son de los requerimientos de la Consultoría Jurídica de una emblemática Institución bancaria zuliana donde ocupaba el cargo de Director, con sede en la  avenida 5 de julio de Maracaibo y oficinas regionales en Valencia y Caracas. No dejaba de preocuparle el tema de tía Rosa, pero como  le había sentado bastante bien la relación con la dominicana eso le transmitía cierta tranquilidad.


A los pocos meses, en uno de sus pasos rasantes de fin de semana por el apartamento de Sabana Grande, mi tía le planteó su deseo de viajar a República Dominicana en compañía de la muchacha de servicio para descansar unos días y “verse” con un “babalao”, en esas tierras donde supuestamente saben bastante de visiones, ficciones y supersticiones.  Al parecer el pueblo de donde provenía la dominicana: Dajabón, fronterizo con Haití, país famoso en estos menesteres, era ideal para descansar unos días -pues disponía de una habitación cómoda en casa de su familia ubicada en una tranquila zona, con una supuesta hermosa  vista al rio Dajabón,  que podría arrendarse a buen precio -así como para aprovechar de hacer una visita a un famoso santuario del pueblo, supongo algo tipo la montaña de Sorte, en el estado Yaracuy (me vienen a la mente estrofas de la canción “María Lionza” de Rubén Blades), donde le podrían disuadir de sus fijaciones sobre los personajes recurrente en sus noches insomnes o al menos le darían alguna explicación razonable de sus temores y finalmente le indicarían alguna fórmula o ritual de sanación espiritual. 

Oídas las explicaciones de las bondades de dicho periplo que le ofrecían tanto la aparente “buena gente” de la cachifa, como mi convencida tía, y en cuenta de su complicada agenda, Joshua optó por patrocinar dicho viaje. Hasta donde supe de los detalles,  su hermano (mi primo Guillermo) les acompañó hasta el aeropuerto a tomar el avión de Dominicana de Aviación, que les conduciría a Santo Domingo. Se veían muy contentas –me dice- con su plan de vuelo y el itinerario del paseo que comprendía un viaje por carretera desde Santo Domingo hasta el pueblo de Dajabón. “Feliz viaje” era la consigna de los involucrados en ese turismo de aventura.
Al día siguiente Joshua esperaba una llamada de tía Rosa, que le anunciara el feliz arribo al pueblo de Dajabón. Cuál sería su sorpresa que en la mañana, estando en una reunión de trabajo, le ingresa una llamada de mi tía al celular en la que escucha una retahíla de quejas sobre  tortuoso viaje y la conducta de la dominicana, quien al parecer, apenas llegó a su país, asumió una  actitud de mando o dominio sobre mi tía. Joshua no lo podía creer. Quedó  él en llamarle luego, mas desocupado, para escucharle con detalles su atribulado relato.

Al medio día intentó la comunicación pero la conexión era imposible. En la tarde su apretada agenda no le dio chance. En la noche recibió la llamada de su madre (tía Rosa), quien le puso al tanto de lo que ocurría. Al parecer, la cachifa al llegar a su país asumió una conducta muy dominante sobre tía Rosa, pretendió además imponerle destino a los dólares que llevaba mi tía y algunas de sus afirmaciones al parecer resultaron falsas, entre otras: el recorrido desde Santo Domingo a Dajabón resultó infame, no era nada cerca como había dicho la dominicana; una distancia como de Caracas a Maracaibo que hicieron por una accidentada carretera que le provocó a tía Rosa unos calambres terribles. La casa donde llegaron no era de su familia sino de unos conocidos. Joshua, aquí me confiesa su craso error en haber confiado excesivamente en la dominicana y no haber hecho indagación previa -así fuere referencial- sobre el sitio exacto donde llegaría su madre.

No tenía coordenadas sobre la ubicación del pueblo, ni de la casa donde tía Rosa pasaría esas vacaciones. Estaba dependiendo única y exclusivamente de la comunicación telefónica con su madre; si esta se caía, se sentiría perdido. Se le encendieron las alarmas. Pensó Joshua que asumir una posición amenazante ante la cachifa podía empeorar las cosas. Conversó finalmente con  Magaly (así se llamaba o se hacía llamar la morenaza). Esto lo tranquilizó un poco, pues Magaly le daba a entender que era la tía Rosa quien no comprendía algunas cosas o las malinterpretaba, que además  el viaje  había afectado un poco a tía Rosa por no haber dormido suficientemente.

A los días tía Rosa vuelve a comunicarse con Joshua y le reitera la sospechosa conducta de Magaly. No paraba en la casa donde estaba alojada tía Rosa, además se soltó el moño como domestica o cuidadora de la tía y se liberó, afirmaba mi tía. Prácticamente la había dejado a la buena de Dios, a cargo de la pareja de conocidos de ésta, quienes afortunadamente parecían “buena gente”. Pero un nuevo hecho a los pocos días hizo preocupar a Joshua: los dólares de tía Rosa súbitamente habían desaparecido y al parecer la principal sospechosa del hurto apuntaba a ser Magaly. Esta situación de incertidumbre se instaló en su mente por otros días más.

Joshua se llenó de nervios y decidió viajar en busca de su madre, pero no tenía idea de cómo llegar a ese desconocido pueblo, además, no contaba con las coordenadas para ubicar la casa. Su madre no sabía explicarle la ubicación. No había un aeropuerto cerca de Dajabón y el camino que conduce a la casa, según tía Rosa, era muy engorroso. En su trabajo Joshua tenía serios reclamos de sus jefes sobre unos resultados del mes que tenían consecuencias financieras para la empresa. No le resultaba nada fácil tomar un avión y perderse dos o tres días para buscar a su madre, siendo que a lo mejor no era grave la situación y podía resolverlo enviando a su hermano Guillermo sin riesgo de perder la chamba.  Pero para variar, Guillermo tenía  el pasaporte vencido. Además, por esos días habían ciertos inconvenientes para bajar a Maiquetía. Se había derrumbado el viaducto y estaba funcionando la famosa “trocha” para ir desde Caracas al aeropuerto y no sé que otro percance con los vuelos hacia  el Caribe: alertas de huracanes o tormentas, etcétera; en fin, una trama de suspenso.

Joshua opta entonces por ponerse en contacto vía celular con la pareja anfitriona, pues al parecer no funcionaban teléfonos locales en Dajabón o en  la casa donde se hospedaba tía Rosa, y logra una conversación que lo tranquiliza, además, su madre le confirma la bondad y seriedad que le inspira la pareja. Pero debe enviar dólares a su madre suficientes para  cubrir sus gastos hasta la fecha de regreso prevista en el boleto y pagar la penalización para cambiarle la fecha de retorno. Cómo hacer? -se pregunta-  para enviar unos dólares  a tía Rosa, si tenemos control de cambios. ¿Será una transferencia bancaria desde Miami?, pero ello supone la existencia de un beneficiario con cuenta en un banco de Dajabón.  De la pareja anfitriona solo sabe que el hombre tiene cuenta bancaria pero de un banco en Santo Domingo que no tiene sucursal o agencia en el pueblo de Dajabón. Pero además del tiempo que ello podría tardar, se preguntaba: qué confianza podía tener en esas desconocidas personas para enviarles el dinero, sobre todo que debían retirarlo en una agencia bancaria tan distante de Dajabón y hacer el inmenso favor de trasladarse ida y vuelta  -vía escabrosa de por medio- a Santo Domingo. Era como mucho pedir.

Joshua resuelve entonces algo más expedito, pero de mucho riesgo: enviar en físico los dólares a través de un servicio de courier que por supuesto tuviese agencia en Dajabón. El control de cambios en Venezuela prohíbe este tipo de remesas (Cadivi dixit), y su detección puede suponer serios problemas con la justicia; pero Joshua no tiene alternativas. Toma una vieja revista de diseños en su casa y coloca los billetes de cien dólares ($100) entre las páginas centrales; la envuelve con afán en varios pliegos de papel, consulta en internet las oficinas de DHL en Dajabón, y ¡aleluya! tiene una en la zona comercial. Toma su Hyundai “Tiburón” y se traslada raudo y veloz  al más emblemático hotel  de la Caracas próspera (El “Tamanaco”) en cuyas canchas recibía por esos días clases de tenis. Piensa, allí ese DHL es muy solo y seguramente lo habrán utilizado para envíos similares. Al llegar observa que el primer anuncio que resalta -pegado al vidrio de la puerta- señala el artículo de la Ley de Ilícitos Cambiarios de Venezuela que  prohíbe el envió de dinero efectivo a través de encomiendas. Esto no lo amilana en lo más mínimo; lo suponía -dice- y consigna su encomienda declarando un valor de colección. Listo. Al día siguiente supuestamente llegaría el paquete. Llama a su madre inmediatamente y le avisa del envío. Vendrían unas cuantas horas más de tensión entre Caracas y Dajabón.

A los dos días su madre se traslada en compañía de la pareja a retirar la encomienda en DHL, muy nerviosos todos. Cuando reciben el paquete lo abren con desesperación. Efectivamente la revista contenía el dinero esperado. La tía -nos confesaría luego- siente un gran alivio en su pecho.

Lo demás fue tramitar el cambio de boletos, pagar la penalización y dejarle el resto del dinero a la pareja, quienes le acompañaron bondadosamente a Santo Domingo, hasta subirla al avión. Magaly -la descarada- también la acompañó para despedirse, pues no regresaría a Venezuela “por ahora”, según dijo.

Al aterrizar en Maiquetía, Joshua esperaba con impaciencia el arribo de su madre, quien apenas bajó del avión le llamó para decirle que se sentía liberada de un secuestro. Auxiliada por los empleados de la aduana que le acompañaron y cargaron sus maletas hasta la puerta donde los familiares esperan a los pasajeros, Joshua la abrazó en medio de lágrimas. ¡Esto nos pasó por confiados hijo! alcanzó a proferirle mi tía Rosa.

Cuando subían de Maiquetía, Joshua le confiesa a su madre que horas antes de bajar a recibirla, se le ocurrió marcar el teléfono celular que le había dado Magaly cuando comenzó a trabajar en la casa,  y la sorpresa: sale una grabación con la voz de Magaly con una voz muy sensual, ofreciendo sexo virtual. ¡Qué riñones, esa tipa, mamá!

-Sí, y qué estúpidos nosotros, hijo -Afirmó con enfado la tía Rosa.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…