Ir al contenido principal

En honor a Carlos




¿Quién fue Carlos?

“La amistad de los hermanos es la verdadera amistad, la que no falta cuando tus amigos te olvidan”



Oliver nos recrea momentos de su infancia al lado de su hermano Carlos, quien falleciera la fría madrugada del domingo 16 de octubre de 2016, en la emergencia de un hospital caraqueño víctima de una infame conjunción de negligencias medicas e institucionales, que sumadas a la grave escasez de medicinas en Venezuela, hicieron fatal un rutinario tratamiento terapéutico de la diabetes millitus.

Nos cuenta que su díscolo hermano estudió junto a otro “Carlos”, el célebre Ilich Ramirez Sánchez, “El Chacal”, en la Escuela Nacional Guzmán Blanco, ubicada en el bloque uno de El Silencio, Caracas, con quien jugaba al beisbol en los patios de esa conocida escuela y según le relataba su hermano, Ilich era pésimo jugador con el guante y un gran hablador de pendejadas.

Nos dice que Carlos, su hermano, fue un enfant terrible, que en una ocasión ante la virtual reprobación del año escolar por su bajo rendimiento, no tuvo mejor ocurrencia que cometer un delito de adolecente, ingresar subrepticiamente a la Escuela un domingo -vivían muy cerca de las instalaciones escolares en el sector El Calvario- para destruir todas las boletas de calificación que guardaba su maestro en un armario, como si con ello desaparecería la evidencia de su fracaso.

Oliver incurrió aquí en la primera infamia de su vida, que no había contado a nadie -nos dice- Ayudó a su hermano a escalar el muro que separaba la calle de la escuela, colocándose de pedestal para apurar el acto de mala conducta que su hermano se traía entre manos y al cual acompañó por “inocente solidaridad infantil.”

Pero allí no terminó la travesura de su hermano una vez descubierto y sancionado con expulsión de la escuela por varios días. Debía acompañar a la bedel a su casa para llevarle la comunicación a sus padres conminándoles a presentarse en el colegio. Condujo a la inocente señora por unos escabrosos caminos a una vieja casa abandonada que presentó como la suya, donde ante la falta de respuesta al toque de la puerta, la bedel metió por la rendija la carta de sanción. De este episodio Oliver no recuerda el desenlace. Supone que Carlos volvió a los días a continuar sus estudios puesto que finalmente culminó su primaria en esa escuela.

Siempre vio en su hermano Carlos al héroe, ya que era quien enfrentaba valientemente a los malhechores de la cuadra y a los más grandulones del colegio cuando a Oliver le hacían bullying.

Nos recrea un momento de mucho valor de Carlos cuando en el velódromo Teo Capriles de Montalbán, recriminó a unos sifrinitos jugadores de hockey  sobre grama que a la salida mostraban como una gracia sus penes a las muchachas que pasaban cerca. Los enfrentó inerme. Era un grupo de jóvenes desadaptados que blandían amenazantes sus palos de hockey. La valiente actitud de Carlos los intimidó y los muchachos optaron por huir en sus motos.

Lo recuerda también como el galán de los hermanos, quien como el dicho “se quitaba las chicas a sombrerazos”. Oliver nos cuenta que le correspondió servir de consuelo a varias de estas chicas que su hermano desatendía por andar con sus compinches tomando cervezas.

Sus últimos años, ya viejo, los pasó bregando la pensión del Seguro Social que nunca le otorgaron so pretexto de una estúpida inconsistencia burocrática; en sus tratamientos médicos para combatir la diabetes que le dejó el consumo de alcohol y acompañando a su anciana madre, ya que nunca consolidó una estable relación de pareja.

Oliver no se perdona haber estado ausente en sus momentos de agonía. Piensa que la amistad de los hermanos es la verdadera amistad, la que no falta cuando tus amigos te olvidan.

Su fallecimiento me dejó un inmenso vacío -nos confiesa-

Sus restos fueron esparcidos en el parque “El Calvario” de El Silencio, lugar que solía visitar con frecuencia a relajarse, aun viejo y enfermo y donde -Oliver recuerda- cuando chamos jugábamos incansablemente.



Tuvimos una infancia muy feliz –nos relata con nostalgia-.


Esta tragedia lo enmudece y sume en una profunda depresión que lo aparta temporalmente de la escritura y de las redes.

Agradece a sus lectores las manifestaciones de preocupación por su mutis en el medio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…