Ir al contenido principal

"Un cachito de papá"



(Este es un capítulo del libro "La decisión de Oliver")

Un sábado en la mañana Oliver se reúne en la cafetería del conjunto residencial con Jorge, el presidente de la junta de condominio para tratar algunos temas pendientes antes de salir hacia el gimnasio Jorge y él a drenar sus temores con un rato de tenis en el Club San Luis del Cafetal. Cuando Jorge llega lo consigue escribiendo y lo saluda:

-¿Que hubo Oliver, cuándo por fin vas a publicar tus infamias?

-¡Ja ja,! es que algunas son tan efímeras que se me han olvidado.

-Pero  ¿son puros trances o hay algo romántico o anecdótico?

-Hay de todo mi brother. Tantas cosas que nos pasan en la vida. Algunos detalles se olvidan y tienes que completarlos con un poco de imaginación. Por ejemplo tengo muy grabado un paseo que hice con mi hermano José Luis cuando yo estaba adolescente y me llevó a ver una pelea de boxeo en Maracay y ese día en la tarde había también una novillada en la Maestranza Cesar Girón.

-¿Y qué pasó en especial?

-Bueno era la primera vez que yo asistía a un evento de esos, tanto de boxeo como de toros y la primera vez que amanecía en la calle.

-¿En serio, cómo fue eso?

.Échale pierna que la pelea de boxeo era entre dos gigantes peso pesado, uno el venezolano que le había ganado nada y nada menos que a Ken Norton, te recuerdas el que hizo la película Mandingo y peleó dos o tres veces con Mahammad Alí (Cassius Clay), un tal José Luis García, de Cariaco.

-Si, algo recuerdo-


-Bueno eso fue horrible, los carajazos que se daban esos tipos retumbaban y el venezolano botó de una trompada al otro fuera del ring. Yo estaba impactado, si solo había visto peleítas de carajitos en la cuadra de la casa. Después la amanecida por las calles de Maracay, claro eso era bonito y tranquilo, no había delincuencia. Al día siguiente una corrida o novillada, en la que los dos toreros cortaron rabo y orejas. Una faena apoteósica. Primera vez que veía unos toreros pequeñitos y unos toros gigantes. Salimos de la plaza cargando en hombros al venezolano, un tal Girón. Demasiada adrenalina para un chamo como era yo. Siempre recuerdo ese paseo con mi hermano mayor José Luis ya fallecido. Ese es un bonito recuerdo.

-Sin duda-.

-Y es que con ese hermano las pocas veces que salí tuve la suerte de ver tremendos espectáculos. Las dos o tres veces que me llevó a ver jugar a los Leones del Caracas en El Universitario, que era su equipo y el mío también, ganaron los Leones con jonrones y ya yo bebía cerveza escondido de mis padres. Te puedes imaginar lo que gocé.

-Eran otros tiempos. Que diferente era Caracas, y Sabana Grande era también un bonche. El Gran Café, que debe guardar tantos episodios y anécdotas interesantes.

-Por cierto, una chama de periodismo de la UCAB  escribió recientemente una semblanza muy buena sobre el Gran Café, algo así como El Gran café se negó a morir, que leí en Analítica.com y ha sido muy elogiada.

-La voy a buscar Oliver, pero pasemos a otro tema. ¿Cómo va la demanda contra el viejo choro este?

-Mira Jorge, tú sabes cómo funciona la justicia en este país. Siempre ha sido una vergüenza y ahora mas con estos locos que solo están pendientes de joder a los opositores. Esa acusación, a la Fiscalía le parece un problema doméstico, para ellos es algo caliche y por lo que he conversado deduzco que no tienen interés en enjuiciar.

-Si, esos carajos sólo están pendientes de los escándalos, donde puedan figurar en la prensa y meterse un billete por debajo de la mesa. Además, yo creo que ese viejo ya ha movido sus influencias o le engrasó la mano al fiscal que lleva el caso.

-Sí, ese fiscal está muy interesado en que resolvamos internamente esa controversia. Esos rollos de condominios no los quieren ventilar. Como no es un gran botín de un banco. Ese viejo no tiene oficio, se la pasa metido en esa Fiscalía ladillando a los fiscales, por eso se lo quieren sacudir y a nosotros también.

-¿Que vamos hacer entonces Oliver?

-Bueno yo voy a intentar otra acción, pero privada, directamente en los tribunales. Porque a mi juicio ahí se cometió el delito de apropiación indebida.

-¿Y tú crees que prospere?

-Bueno, qué te puedo decir. Ahí después de presentar la acusación hay que instalarse en esos tribunales a joder, a ver si le paran bolas al caso, porque de lo contrario le dan gaveta.

-¿Y quien se va a instalar a eso?

-¡Ahí está el detalle! como dijo Cantinflas. Solo un abogado bien pagado que pueda poner a uno de sus asistentes que van a los tribunales todos los días, puede hacerlo.

-¡Coño, qué difícil es ser honesto en este país!.

-Así decía un humorista en la televisión.

-Oliver en estos días estuve conversando con tu socio el gordo Frank, hablamos de lo que les pasó en San Cristóbal con la obra de teatro de las divas.

-¿Y eso, qué quiere el gordo contigo?

-Tú sabes que ahora somos vecinos de piso. Me mude al piso 19 donde vive el gordo y siempre me lo consigo. Me dice que a ver si siembra en mi finca de San Antonio y partimos las ganancias.

-¿Y te vas asociar con ese loco?

-No vale, estaré loco.  Yo no me meto en ningún negocio con ese gordo. Por cierto me comentó que conoció a tu hermana en San Cristóbal, que es muy bonita.

-A si, Alejandra, única hermana, por parte de papá.

-Coño el gordo quedó enamorado.

-El gordo estaba babeándose. Pero ella es muy seria, jodida. Sacó el carácter de papá. Ella misma dice –jodiendo- que es producto de un cachito.

-¿Como así?

-¡Bueno Jorge!, que fue un cacho de mi papá a mi mamá. Mi papá estaba casado cuando se relacionó con la mamá de ella.


-¡Caramba tu viejo era tremendo! Con razón tu eres así, ¡ja ja!

-No pana, lo que pasa es que el viejo era muy romántico. La mamá de Alejandra fue su novia cuando muchacho en el pueblo donde nació papá. Y se volvieron a encontrar aquí en Caracas después de no sé cuantos años.

-¡Coño si, amores que no se olvidan!.

-Una excelente historia para una novela de televisión.

-Como las que pasaban en RCTV, ¡ja ja ja!






Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…