Ir al contenido principal

Emprendimiento fallido


Astrid Herrera, Carolina Perpetuo e Hilda Abraham

Mi incursión en el mundo del espectáculo en septiembre de 2011, fue inducida por un vecino comerciante de modesto éxito. Se trataba de producir una obra de teatro; de verdad me atrajo la idea, sobre todo porque era el montaje de una obra de teatro (comedia) que había tenido cierto éxito en Caracas y como se trataba de un elenco de beldades; nada menos que Astrid Carolina Herrera, Carolina Perpetuo e Hilda Abraham, unas divas que, quien lo dudaría, debían arrasar en gochilandia (San Cristóbal).
Me correspondió recibirlas en el aeropuerto de Santo Domingo y trasladarlas a San Cristóbal por una carretera muy accidentada, afortunadamente el chofer, un pico e´ plata, hizo la travesía mas grata y las damas me parecieron buenas conversadoras, aunque tuvimos que caer en el tema político donde ellas escuálidas atormentadas se desenvuelven como pez en el agua.
Al llegar a la ciudad de San Cristóbal, nos llamó la atención que no veíamos afiches o vallas publicitarias de la obra; esta fue la primera señal de que algo no andaba bien. Nos registramos en el Castillo de la Montaña, hotel escogido por mi socio, mas idóneo para una luna de miel.
Yo,por supuesto, medio engreído en la compañía de esa bellas mujeres, sobre todo Astrid que es de una gran belleza y ternura. Luego cenamos con el elenco completo, el actor Alejandro Corona (“come nabo” le decía Joselo) amenizó con sus chistes y ocurrencias la grata velada. Al finalizar la cena las divas se fueron a descansar a sus habitaciones y yo me fui a reunir con el socio en otro sitio para conversar sobre el desarrollo de los preparativos. Me explicó que los afiches los había retirado “Corpoelec”, ya que el gobierno conocía de la manifiesta antipatía de estas artistas por la revolución (postes sin luz y sin afiches). Pero él tenía fe en que dos entrevistas en emisoras locales chavistas habrían tenido la difusión necesaria para una buena convocatoria. Se jactaba de un supuesto éxito obtenido en esa ciudad con Juan Gabriel, años ha, siendo él promotor. Yo aproveché el descanso para contactar a mi hermana que vive en esa ciudad, almorcé con ella al día siguiente y la invité a la obra con sus amigas seguro de la taquilla.


Me entero que ese mismo día, habría un encuentro de futbol (eliminatoria del Mundial) que yo suponía en el país del adversario; tenía la información errada, era allí en Pueblo Nuevo (San Cristóbal). Pensé, creo que nos quedaremos "Esperando al Italiano". Este pueblo es de un fanatismo enfermizo por el futbol. Además, me informo que la asistencia la semana pasada en una obra de Daniela Alvarado fue escasa. Presumo que no son amantes del teatro los gochos, hay un solo teatro, éste de la Casa Sindical, rodeado de instalaciones invadidas por el proceso chavista.
Efectivamente, un cuarto de taquilla, ticket gratuitos a empleados de la alcaldía a quienes se les obsequia la entrada como vacuna para obtener el permiso municipal, invitados especiales, el ejecutivo regional, otras autoridades, etc. En fin, se fueron al futbol (Venezuela 1- Bolivia 1).
Al chequearme para entregar la habitación, me inquiere el empleado sí estaba conforme con la factura del elenco, emitida a mí nombre. Imaginaba que mi socio estaría a cargo de esos gastos, pero no, él se encontraba en debate con las autoridades tributarias municipales que pretendían cobrar impuestos por la supuesta taquilla. Que tal!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…