Ir al contenido principal

Entradas

Madurocinógeno

Oliver debió quedarse la Nochebuena en casa de su primo Joshua. En la mañana despertó sobresaltado porque durante la madrugada el sueño le fue interrumpido muchas veces por las reacciones de pánico de la senil tía Rosa a las alucinaciones. Joshua para atenuar la pena le alega que estas escenas se han visto acentuadas por la falta del medicamento Quetiapina, que solo consigue en Cúcuta a un precio exorbitante en pesos colombianos, que al cambio en bolívares suma unos cuantos salarios mínimos. La Tía Rosa se queja de que vive en un mundo rodeada de pillos que le llevan o le sustituyen su ropa por otra de mal gusto, algo similar a lo que experimentaba el difunto Diógenes Escalante (“El Pasajero de Truman” de Francisco Suniaga). Ve de noche sujetos de contextura gigantoide que la molestan y le hablan cuando duerme. No obstante, Joshua piensa que su madre en momentos de estabilidad, cuando ve en televisión las inefables cadenas de Maduro, reacciona de forma bien sensata  ante las peroratas…
Entradas recientes

Reflexiones en Makedonia

“Creo que la nostalgia por mi Ávila, por mis panas y por la belleza de las mujeres venezolanas terminaría aplastándome el espíritu. Yo duermo con vista al Ávila. ¿Te puedes imaginar esa carencia? “
Con esta reflexión Oliver apuntaba en un post anterior (“El laberinto de un golpista”) el pesar que sentiría de haber decidido abandonar el país, siguiendo la diáspora que asola a un país en desbandada. Pero hoy, en su “exilio” marabino confirma el arraigo que tiene no solo por su país, ya que sigue en Venezuela, sino por Caracas.
“No veo el momento de regresarme a Caracas” -Nos dice con nostalgia Oliver-. Extraña la adrenalina que generan las intimidantes calles de Caracas, las estaciones del Metro, el bullicio de Chacaíto y la dinámica abrumadora de Sabana Grande - nos comenta-.
“Necesito caminar el paseo de Los Palos Grandes, ver volar y oír los cantos de las guacamayas en el Parque del Este, tomar café en Arábiga, jugar tenis en el Hotel Ávila con los panas de Corpoelec y almorzar en “Ría…

Borges "no te juntes con esta chusma"

“No te juntes con esta chusma” es la expresión que utilizaba la mamá de Kiko, Doña Florinda, en la célebre serie cómica de televisión -supuestamente infantil- “El Chavo”, que disfrutábamos mas los adultos, del insigne comediante mejicano Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) para referirse a Don Ramón, un personaje caracterizado por su torpeza, chabacanería, truculencia y desparpajo. En efecto, esas son más o menos las características que distinguen a la gente que dirige el gobierno autoritario venezolano, que a punta de trapacerías electorales, políticas y judiciales se mantienen en el poder respaldados por una secta militar. Vienen desde hace tiempo sacando la bandera del “Dialogo” cada vez que se ven amenazados internacionalmente por la comunidad de las naciones tanto de América como de Europa que ya no se creen el cuento de la guerra económica y  la conspiración del Imperio para eyectar al dictador. Que convencidas por las pruebas de las violaciones de Derechos Humanos por el régimen…

"Maracaibo ha dado tanto.."

"Maracaibo ha dado tanto que debiera de tener.... ". Así dice una estrofa de "La Grey Zuliana", una de las gaitas más hermosas que se han compuesto en el Zulia de la  mano del insigne gaitero Ricardo Aguirre. Tiene tantos encantos "la Tierra del Sol Amada" como le mientan sus regionalistas maracuchos.  Su terrible calor era el único aspecto negativo que advertíamos los visitantes, pero las políticas públicas de los gobiernos nacionales, estadales y municipales de los últimos años se han encargado de arruinar la imagen que hace años teníamos de Maracaibo. 
Oliver por diversas razones había optado irse a vivir a Maracaibo. Conserva muy bonitos recuerdos de su estancia de cinco años en esa ciudad, de los maracuchos y  las maracuchas. Su paso  por los predios marabinos durante los  años que ocupó un cargo directivo en el principal banco de la región, le permitió conocer lo mejor de su geografía, de su gente y sus costumbres. Lo apuntala también el hecho de que…

Un stress inducido fue el acabose

Joshua el primo de Oliver estaba por cumplir 25 años de casado. Un matrimonio como muchas uniones de clase media, medianamente feliz, aunque en Facebook todos luzcan desbordantes de  felicidad.  La revolución chavista ha tenido su impacto en la estabilidad de muchas parejas -nos dice Oliver-. El desgaste que ha producido el stress que trajo el proceso comunistoide con su mar de angustias, temores y protestas por la inflación, inseguridad, violencia, desabastecimiento, etc, etc, han socavado las bases de muchos hogares que lucían sólidos en sus comienzos. Tenemos 18 años soportando esta infamia que siempre es tema de conversación y por supuesto de discusión por las discrepancias en las estrategias de la oposición, que hasta en las parejas más afines  pueden concebirse serias inconsistencias. Pero no fueron esas las diferencias que provocaron el stress fatal en casa de Joshua.
Mi primo –dice Oliver- necesitó llevarse a su madre (tía Rosa) a vivir con él, su mujer y su suegra a la vieja…

Cuando verdugo pide clemencia

Oliver parece complacido con las vueltas que da la vida. El conocido banquero que hace más de 15 años lo sacrificó como asesor jurídico del conocido banco regional para incorporar un mafioso en la junta directiva, ha sucumbido a las amenazas mediáticas de Oliver, que materializaría en caso de que no le devolvieran su inversión en dólares retenida  en la filial off shore de la institución financiera propiedad de ese acaudalado banquero. Oliver no ha olvidado el trance del 2004, que detuvo su ascendente carrera profesional en la banca venezolana.
Con cierto gozo nos cuenta que el tipo se preocupó tanto al ver la posibilidad de que Oliver se cobrara con creces la infamia del pasado, que le pidió su colaboración y ayuda para que le atienda judicial y mediáticamente la situación general que confronta con todos los inversionistas que como Oliver  se sienten afectados por la falta de pago oportuno de sus certificados de depósitos en la filial caribeña.
Qué les parece -nos dice- que este verdu…

Este venezolano ha estado en tu casa

Tanto en los hogares de la más rancia oligarquía como en las humildes viviendas de los barrios, solo un venezolano (creo que un record Guinness no patentado) alguna vez ha entrado en forma de canto para dejar escuchar la nota inicial original o más popular “!Ay qué noche tan preciosa!” del Cumpleaños Feliz de algún miembro de la familia.   Desde el viejo disco de acetato o vinilo cuando saltó a la fama con ese 45 R.P.M., pasando por el diskette,  las cintas y otras modalidades de reproducción musical hasta el actual CD, en los cumpleaños alguien de la casa o invitado lo tiene grabado en su pendrive o en el  celular para animar el momento cumbre del festejo.
Hoy quiero, en honor a ese gran venezolano que una tarde de diciembre  le canto el cumpleaños 87 a mi madre en la Casa Hogar donde este carismático artista convive con otros abuelitos los últimos años de su vida, publicar la semblanza que le escribiera mi hija Ivanna, siendo estudiante del sexto semestre de Comunicación Social en la…