Ir al contenido principal

Entradas

Relato del embajador

RELATOS DE UN BARBERO/el hijo de Oliver
Me encuentro con otro compatriota que le tocó marcharse de Venezuela. Economista, aspiracional y emprendedor. Al tiempo que su padre recibió su jubilación en Maracaibo, decidieron invertir y establecieron un par de barberías. Mientras cumplía como funcionario de Banca, su negocio marchaba a buen paso. Pero una vida de ilusiones se vio truncada y le tocó hacer maletas, llevando en su alforja sus tijeras, brillantinas y navajas para reemprender faena en tierras gélidas y muy lejanas. 
De Maracaibo al congelador  Sale de Venezuela con su esposa y su hija. Pronto se ve impedido de mantener a toda la familia por lo que se queda solo en EEUU. El trabajo siempre dignifica y a lo hecho pecho, por lo que nos dice ha bregado en la cocina, barberías o lo que le pongan. ”No se mueva Embajador…” me dice con afecto mientras me corta el cabello[…] “Llegué pidiendo asilo hace 18 días”. Eso es Venezuela. Gente con gallardía y sin complejos, amable y fajadora, que c…
Entradas recientes

Siete años después

Cuando Oliver escribió en el pasado mes de mayo el post "Abuelo, dime qué es el chavismo", ficción elaborada a partir de un sueño que tuvo una noche de invierno en Dallas, no imaginaba que su hija Oriana le daría como regalo del día del padre los boletos para hacer realidad ese ansiado reencuentro después de siete años sin verse. La ultima vez que estuvieron juntos fue en Albany, capital del estado de New York, cuando Oliver asistió a disfrutar su segundo U.S. Open,  en el que Federer sería eliminado en su primer round. Eran otros tiempos y otras las circunstancias. 
Vendrían luego siete oscuros años del proceso chavista que colmarían de penas la vida de los venezolanos y de Oliver obviamente, hasta hacerlo "quemar las naves" y optar por el destierro. El crecimiento de su nieta Fabiola solo pudo apreciarlo por videos y fotos de los momentos estelares. No conoce a su nieto Sami por lo que esta ocasión le resulta un sueño que no se imaginaba cerca pues su visado canad…

Los náufragos de la oposición

Ver espejismos es una experiencia muy frustrante. Los náufragos en medio de su desconcierto y angustia suelen ver barcos a la distancia, que resultan ser fantasías producto de su imaginación cuando el anhelo es de tal intensidad que les obnubila la razón y la comprensión de la realidad. Con la terrible situación de nuestro país en manos de una mafia de narcomilitares y comunistas criminales, la desesperación nos ha llevado a ver más allá de la realidad, llegando a pensar que este joven político tiene superpoderes y que de él depende casi exclusivamente la superación de esta pesadilla. Él lo ha hecho muy bien, pero aun así, no ha estado ni cerca el "cese de la usurpación". El tormento nos hace crear expectativas imposibles, como cuando se vendió la idea de que con el ingreso de la ayuda humanitaria por Cúcuta caería el sátrapa. La lucha es contra un monstruo de mil cabezas y en medio de esa angustia el mismo Guaidó ha creído o ha hecho creer a los que le han creído, que el us…

Hola abuelo, dime ¿qué es el chavismo?

Oliver jamás imaginó que el saludo de su nieta Fabiola aquella fría mañana de mayo en el aeropuerto de Dallas después de tanto tiempo sin verlo sería esta pregunta, por lo que no atinaba a construir inmediatamente una respuesta inteligible para un niño y solo optó por repreguntarle buscando ganar tiempo:
-por qué preguntas eso niña linda?
- Es que mis papás no hacen sino hablar de chavistas.
Inmediatamente pensó que una niña de 5 añitos no está para entender de política ni de instituciones, por lo que para no mentir del todo mejor era darle una respuesta que metafóricamente hablara del tema pero utilizando alguna  fantasía que es lo que mejor entienden los chamos. Fue así como surgió el siguiente parlamento: -chavismo hija es una enfermedad causada por un virus mortal, una epidemia como en el pasado fue el cólera, la peste negra, el Ëbola, una peste de esas incurable, algo así. - ah, abuelo entiendo! y qué siente la gente que le da eso? - bueno hija ese virus ataca primeramente el cerebro, …

Oliver en Dallas

Aun en medio de las penurias que soportan los venezolanos en su infierno rojo, Oliver disfrutaba de una tranquilidad de tendero en su cómodo Penthouse de Sebucán, desde luego perturbada por constantes diligencias para comprar los alimentos más escasos y por los apagones que en los últimos tiempos azotaron la capital y le dejaban sin acceso a internet y cable. Su aparición en escenarios norteamericanos significaba para él un difícil recomenzar en un ambiente tan diferente. No es nada fácil emprender una nueva vida en el exilio a la tercera edad y menos con la rigidez de las normas laborales gringas, la barrera del idioma y sus acentuados cambios climáticos. En Estados Unidos hay que trabajar todo el tiempo y buena parte del día sin los break, ni sobremesas a que nos tiene acostumbrados la democracia venezolana y ni se diga la pereza que nos trajo la revolución con tanto asueto sin sentido de prosperidad. Ajustarse a todos esos cambios le ha costado a Oliver espacios para escribir y pra…

Viendo el "Titanic" desde el Imperio

Oliver finalmente abandonó el barco en uno de los botes salvavidas que se desprendieron con la última sacudida provocada por el impacto del gigantesco iceberg. Algunas ratas somnolientas habían saltado también de las despensas de trigo cuando murió el capitán Mortadela y otros tantos se aprestaban a desertar en yates de gran calado  para ponerse a salvo de la tragedia. Los músicos del "Titanic" parecían absortos ante la inmensidad de la catástrofe, y continuaban sus cánticos a pesar que se habían suspendido la iluminación, el agua, los alimentos y los ansiolíticos. Esos privilegios solo continuaban disfrutándolos unos pocos pasajeros que no terminaban de despertar de la resaca del "Festín de Baltazar" que había cundido las mil y una noches que antecedieron la tragedia y los más recalcitrantes miembros de la tripulación que acompañaban al mequetrefe que suponía seguir siendo el Capitán de la nave a pesar que había demostrado hasta la saciedad no tener méritos para n…

Las últimas horas en Sebucán

Las últimas horas de Oliver en Sebucán antes de bajar a Maiquetía solo le sirvieron para meditar sobre el drama de los venezolanos. La expresión de Mike Pence “Vayan con Dios”, que utilizó el gringo en reacción al fracaso de la reunión con el Grupo de Lima, el 25 de febrero, cuando sus miembros no apoyaron la intervención militar como remedio a la terrible pesadilla que vive el país, es la más clara perspectiva de la suerte de esta acorralada población que hoy se apega a la oración y a un accidental liderazgo juvenil que los mantiene unidos movilizándose en todo el país en una suerte de “Titanic” recargado. El joven diputado Guiadó hace infinitos esfuerzos por representar la esperanza de quienes creen en salidas pacíficas y milagrosas o intervenciones gratuitas de la comunidad internacional. De verdad que necesitamos de la intervención divina si no es posible la militar para detener este infierno en que se ha convertido la vida de todos, porque hasta los chavistas que visten de rojo y…