Ir al contenido principal

"Volver"


"Volver, volver"
Dice un viejo refrán venezolano que "chivo que se devuelve se desnuca"; pero no siempre ocurre así, a veces devolverse es forzoso, conveniente o exitoso. En mi caso me devolví a la Sudeban (Superintendencia de Bancos) después de haber renunciado, con fiesta de despedida, regalos y alguna lagrimita, para irme a  Edelca (Electrificación del Caroní) donde solo duré tres días trabajando.
Empresa que me atrajo a pesar de tener un buen cargo en Sudeban; era Jefe de División. Pero mi ingreso a Edelca tuvo lugar en momentos en que un escándalo de corrupción acababa de estallar en el Congreso de la República (cuando el Congreso –ahora Asamblea Nacional- se ocupaba de investigar hechos de corrupción del gobierno y no solo de la oposición), relacionado con las licitaciones en el sector eléctrico. No me imaginaba que el departamento que me estaba entregando la consultora jurídica de esa Empresa -una señora  bonachona- para gerenciar, era precisamente el encargado de dar visto bueno jurídico a los procesos de licitación y que obviamente esa oficina iba a resultar involucrada en los chanchullos que copaban la prensa en esos días. Apenas me percaté de la papa caliente o en llamas que me había entregado, salté de la silla y me largué sin protocolo alguno, con la suerte que mi renuncia en Sudeban no había sido tramitada y mis méritos se mantenían aun frescos. Mi regreso recibido con muestras de afecto y  algún chalequeo no pudo ser más exitoso; a los pocos meses la Consultor Jurídico de Sudeban, la conflictiva Magaly dejó el cargo y me encomendaron esa responsabilidad. Permanecí interino por un año y cuando lo cumplí exigí el nombramiento al Superintendente, quien perplejo se excusó jurando que me suponía titular. Durante mi permanencia de ocho (8) años en el cargo tuve dos superintendentes que debo reconocer como excelentes profesionales, falconianos ambos:
Víctor Gutiérrez
 Víctor Saúl Gutiérrez, curtido examinador de bancos que hizo carrera en Sudeban hasta alcanzar el cargo mayor; sagaz gerente, de temperamento llanero, todo un personaje dicharachero, buena copa y mejor amigo y Roger Urbina, todo un gerente, de carrera política, de gustos refinados y pasión por los caballos. El primero sale tras el conflicto de los grupos Banvenez y Consolidado y un cambio de Ministro, y Urbina se va a la caída del Latino,  yo mas atrás también. Por cierto que durante mi gestión permití el regreso de Magaly, la ex consultora pero para un cargo inferior obviamente, al parecer no le fue tan bien como esperaba en el sector privado -aunque yo creo que era su temperamento- sin embargo la acepté en muestra de solidaridad y le asigné un departamento muy activo para mantenerla ocupada.
Roger Urbina

Me retiro con la designación del nuevo superintendente, Tesalio Cadenas, con quien se termina la méritocracia en ese Organismo y doy paso a Turuphial, el nuevo consultor, quien hizo un polvorín la convivencia en la Sudeban, comenzando por un insulto al prestigioso y honorable abogado José Muci Abraham, con un infame artículo en El Nacional titulado "Mucilaginogeno" y concluyendo con la pelea por el provocada entre el Superintendente Cadenas y la Presidenta de Fogade, Noris Aguirre, que significó la renuncia de ambos.
Tesalio Cadenas

 De Sudeban me quedan los recuerdos que mencioné en una de las anteriores crónicas, "lo bailao", una amenaza de muerte por parte de un mafioso que inhabilité para la actividad bancaria, y mi ensayo critico "Emergencia Financiera y Crisis Jurídica",  vigente aun. De modo pues que "volver, volver", no es solo el nombre de una popular ranchera, sino que hoy es un anhelo de todos los venezolanos de buena voluntad. Regresar a una Venezuela donde -con sus defectos -existía un "Estado de Derecho", la división de los poderes era, sino absoluta, al menos pretendía parecerlo; las instituciones como la Contraloría y el Ministerio Publico funcionaban, ya que estaban en manos de la oposición o de personajes honorables, como fórmula para asegurar la sanción de los corruptos del gobierno.
José Muci A.
Una Venezuela donde la impunidad era la excepción y no la regla como ahora; un sistema que con sus imperfecciones metió a la cárcel a un presidente de la República por desviar unos recursos, lo que es una conducta reiterada de este régimen, y peor aún, sin rendir cuenta de su malversación descarada. Volver a la Venezuela donde ser pobre era una opción y no una obligación. 
Noris Aguirre


Donde se podía salir de día sin alto riesgo de engrosar la lista diaria de la morgue de Bello Monte. La Venezuela donde tu adversario político podía ser tu amigo, tu pareja o tu hermano. Una Venezuela donde no resultaba infame ir de compras a un supermercado; donde los presidentes no negociaban con “pranes” y las cárceles no eran los peores infiernos del mundo que son hoy. Un país donde adquirir dólares no pasaba por la humillación de un pedigüeño. Una Venezuela donde no temías opinar negativamente del gobierno por temor a enfrentar un amañado “juicio” por los supuestos delitos de “traición a la patria” o “rebelión”.  En fin, un mejor país y no esta colonia cubana en que ha convertido a Venezuela el nefasto proceso castro-chavista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…