Ir al contenido principal

"Septiembre Negro"





"Septiembre Negro" fue una organización terrorista palestina, fundada en 1970 y también es el nombre con el que se conoce el conflicto civil que tuvo lugar en Jordania en septiembre de 1970; pero también se hace esta referencia al septiembre del año 2001, cuando los atentados a las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York, que causaron la muerte a cerca de tres mil (3.000) personas.

En las vacaciones de septiembre de ese año (2001), optamos por viajar en barco ya que esa experiencia del tercer tipo hacía tiempo la veníamos considerando. Las simpáticas tramas de la serie de televisión norteamericana "El Bote del Amor" fue una de las motivaciones para emprender esa aventura. Juntamos voluntades con dos buenos amigos que nos parecían ideales para darle circunstancia al viaje; Marianella, una madre soltera con su pequeña hija Jenny y Carlitos (así le dicen todos), un jodedor a toda hora, solterón empedernido, pero enamoradizo como todo buen sagitariano. Nosotros: mi esposa, su madre, nuestra hija Ivanna y yo.

Abordamos en Miami el crucero´"Carnival Triumph" que nos llevaría a navegar por el Caribe con el itinerario Miami-Jamaica-Islas Caimán-Cozumel-Saint Thomas-Miami; en los pasajeros predominaban gigantes y obesos negros y negras, pensé: debe ser que gozan de algún descuento en estos planes vacacionales.


Estos barcos son una especie de hotel cinco estrellas flotante, con sus bares, cafés y restaurantes funcionando las 24 horas. Es perfecto para los beodos y lambucios, ya que no hay límite para el consumo (todo incluido); la gran comilona pues!. Todos al final bajamos del barco con unos cuantos kilos más. Sus opciones diarias de recreación y esparcimiento son diversos por lo que es muy difícil caer en el aburrimiento; por ello, aun cuando te mantienen informado sobre la proximidad de un puerto de desembarque a veces te sorprende el arribo en el mejor momento de una parranda. Se inventan unas fiestas buenísimas y unas cenas apoteósicas. Uno nunca deja de pensar en la tragedia del "Titanic" cuando aborda estos inmensos barcos.


Los paseos por cada una de estas islas tienen sus particularidades, recuerdo de Jamaica la simpatía de su gente y la playa Ocho Ríos, su orgullo por Bob Marley y la constante expresión de respuesta de los jamaiquinos: "No problem"; en Islas Caimán, su hermosa playa "Seven Mile"; en Saint Thomas, el comercio de joyas y relojes a muy buenos precios. En Cozumel, tomamos un taxi para ir a una playa y el chofer un mexicano pícaro nos llevó a la peor, donde funcionaba el restaurant de un amigo; probablemente recibía su "regalito" por llevarles comensales, esto nos recordó mucho las típicas vivezas de nuestro país.

Durante el paseo suponíamos y pretendíamos que los amigos Marianella y Carlitos se entendieran (empataran en la jerga popular), pero el pavor de éste al matrimonio y quizá mas a los carajitos, lo mantuvo en su rol de aventurero, por lo que el pana se nos desparecía en el barco para irse a otras barras mas activas y a los casinos, hasta que una noche se nos apareció con un levante o mas bien un vacilón que el muérgano bautizó "La Tortu" (tortuga) por su escaso cuello, pero bastante extrovertida la tipa; debe ser esto lo que encajó con el talante de Carlitos. Pasamos unos relajantes momentos con las ocurrencias de estos personajes.


Una mañana mientras disfrutábamos del sol en la piscina grande del barco, fui a buscar algo al camarote y me consigo el camino lleno de pantallas encendidas con la imagen de "Las Torres Gemelas", en llamas; acababan de estrellar el primer avión. La señal de televisión que recibía el barco no tenía audio. La gente miraba estupefacta las imágenes y comentaba, yo apenas entendía lo que pasaba, soy pésimo para el inglés y más difícil aun entender lo que pronunciaban perplejos estos afrodescendientes. Regresé a avisarles a mi esposa y suegra lo que ocurría y obviamente se sumaron al pánico que se apoderaba del ambiente. Reinaba mucha confusión sobre los hechos y la gente se angustiaba por la dificultad para lograr conexión telefónica con sus familiares en tierra firme. La tripulación daba constante mensajes (en inglés) tratando de calmar a los pasajeros. Sin duda, este itinerario estaba concebido para trasladar mayormente gringos ya que no asomaba por los parlantes una palabra en español.
Después de un rato cuando se había consumado totalmente el acto terrorista, reinó un absoluto silencio en el ambiente, la gente se fue retirando a sus camarotes a seguir las noticias (las imágenes) y a alistarse para el próximo desembarque que creo era Saint Thomas. Al abordar nuevamente el barco observé a la gente relajada, probablemente las compras y el almuerzo en la Isla les calmaron; parecían desconectados del desastre que había ocurrido ese día en su país. En la noche volvió la juerga!


Recuerdo que mantenía el televisor en un mismo canal de películas y cada vez que lo encendía estaban dando "El Náufrago" de Tom Hanks; nunca disfruté tanta veces una buena película.


Una de esas noches antes de prepararnos para la fiesta o cena del día, me fui al salón del baño sauna a relajarme y disfrutar de un cómodo jacuzzi contiguo que daba a una ventana – "ojo de buey" le dicen- inmensa. Recuerdo que el sauna estaba solo y aproveché para meditar un rato mirando por la ventana y pude observar a la distancia una gran isla con poca iluminación que me llamó la atención saber cuál era. A pesar de mis limitaciones con el idioma indagué una pequeña pantalla de datos en un costado de la sala, indicaba que navegábamos frente a "Cuba". Inmediatamente miré hacia la isla con mayor atención y pensé: ¡pobres cubanos, esa vida tan triste!.
Qué ironía, las vueltas que da la vida, trece (13) años después, los barcos que navegan cerca de nuestras costas seguramente llevarán pasajeros que miren lastimeramente hacia nuestra tierra y digan: ¡pobres venezolanos, con un país tan rico !







Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…