Ir al contenido principal

Conversación imaginaria en Miraflores

Conversación imaginaria en Miraflores
Maduro: Hola Elías, ¿cómo anda ese Estado Comunal, viento en popa?
Jaua: Caramba Nicolás, creo que debemos pedir ayuda a la Habana para convencer a nuestra gente de la necesidad ideológica de las comunas, porque estos seguidores lo que quieren es billete para atender ese proyecto. Antes estaban motivados con el discurso del Comandante, el tema del “hombre nuevo” y toda esa paja, tu sabes, pero ahora todo lo que preguntan es ¿Cuánto hay pa’eso?. ¿De cuánto estamos hablando?. Pareciera que ya no creen mucho en la vaina social!
Maduro:  Claro, mi Comandante tenía una labia para convencer a esos tierruos. Yo trato de transmitirles el mismo mensaje, con mí limitado verbo, tú sabes,  pero a mí no me paran bola.
Jaua: Así es, mi Comandante era el propio encantador de serpientes.
Maduro: Pero bueno, lo que tenemos por delante son las elecciones parlamentarias. Debemos allanar el camino para superar la situación de crisis que nos tiene complicada esa victoria.
Jaua:  Sobre todo ahora que la MUD nos puso el camino  más rudo con la designación del Chúo Torrealba, ese carajo tiene su gente en los barrios. Hay que buscar la manera de contrarrestar su popularidad.
Maduro: Tranquilo Elías,  eso ya lo tiene controlado La Habana. Ya ellos están diseñando el plan para bajarle los humos a ese pendejo.
Jaua: Si Nicolás, pero últimamente hemos estado muy torpes en las estrategias, fíjate lo que pasó con tu asistencia a la ONU; coño nos sacaron hasta los dólares que te gastaste en esa vaina, que fueron bastantes por cierto. Yo creo que debemos diseñar nuestra propia estrategia porque lo que funciona para los cubanos, no necesariamente sirve para manipular a los venezolanos. Los cubanos son unos descarados que siempre los han utilizado los Castro partiendo de la idea que son unos parásitos acostumbrados a que todo se los dé el gobierno. Los venezolanos tienen otra idiosincrasia, son gente de trabajo.
Maduro: Coño Elías, con esa baja del barril de petróleo se nos está complicando la revolución y las medidas económicas como que no pueden diferirse más tiempo, porque con qué recursos vamos a financiar las elecciones parlamentarias y mantener las misiones. Allí hay que soltar mucho billete pa´ la calle.
Jaua: Nicolás, y ahora con esa cantidad de demandas que supuestamente vamos a perder en el CIADI. Me informan que hoy día suman aproximadamente 24 mil millones de dólares. De dónde coño vamos a sacar para pagar esa vaina? Si no pagamos nos van a embargar todos los bienes que tenemos fuera de Venezuela, las refinerías, y los aviones no los podremos sacar mas del país.
Maduro: Creo que vamos a tener que convencer a Diosdado de abrirnos al dialogo con la oposición. Porque la única manera que podemos sortear este vendaval es involucrando en este zafarrancho a esos guevones de la MUD.
Jaua: No creas, eso no es nada fácil, porque ese Chúo no es ningún pendejo. El tipo no anda con mariqueras. Ese carajo si mueve gente de los barrios, no sifrinitos como los que seguían a los encorbatados que dirigían esa vaina antes.
Maduro: Coño Elías, es que no han caído todas las plagas; ahora a las deficiencias de los servicios de salud y desabastecimiento de medicinas se suman el mosquito del coño ese que trajeron los dominicanos y las amenazas de otras pestes mas arrechas, que si la fiebre hemorrágica y el Ébola. En Maracay esa vaina se ha vuelto incontrolable.
Jaua: No joda Nicolás y esos Ministros que hemos puesto en esa área son unos incapaces. Esos pendejos no saben nada de esa vaina. Los mandamos a Cuba a aprender y como que van para allá es a caerse a palos. Vamos a tener que pedir auxilio a los chinos y poner unos ministros chinos, que al menos no les van a entender un carajo de lo que anuncien.
Maduro: De verdad Elías, que no se qué coño hacer. Si ese barril sigue bajando, como que voy a dejar el pelero. Diosdado que es el que más ha levantado odios en la oposición que asuma su peo. Los gringos yo creo que nos están dando largas, pero en cualquier momento van a encontrar una buena justificación para aplicarnos alguna medida drástica, como sería en caso que no pudiésemos pagar las deudas de esas demandas, ¡el tal “default”!
Jaua: No y me he enterado que muchos militares ya han comprado casas afuera en Curazao, Aruba y Panamá, para irse pal coño cuando esta vaina se joda definitivamente y tengamos que dejar el poder.
Maduro: Si, esos vagabundos no quieren hacer el papel de los músicos del “Titanic”, sino arrancarse a tiempo cuando vean la vaina fea.
Jaua: ¡Coño Nicolás,  que triste el final de Serrita!, como lo odiaban los escuálidos.
Maduro: Yo creo que eso fue una acción de la oposición, de la ultra derecha.
Jaua: Pero hay que tener cuidado Nicolás, con echarles el muerto a esos coños de madre, no hagamos el papelazo que hicimos con Otayza, que señalamos al Imperio y resultaron ser unos choritos de Ocumare.
En ese momento entra la Secretaria para anunciarle que por el teléfono rojo tiene al presidente Raúl Castro.
Maduro: Ahí está el viejo ese, llamando pa´ pedirme quien sabe qué vaina.
Jaua: Coño de verdad que provoca mandar esos chulos a joder al carajo. Pero dónde vamos a vivir cuando este peo se termine, dime tú ….?





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…