Ir al contenido principal

Mis viajes a Bolivia y el hábitat


Hay destinos geográficos  que por diferentes razones no imaginamos conocer; en mi caso la ciudad  de Cochabamba, ciudad ubicada en el centro del territorio Boliviano llamada Ciudad Jardín de Bolivia, nunca estuvo en mis planes de turismo, sin embargo una circunstancia de trabajo me llevó a conocerla, fue por allá en el año  1997, en mis inicios en la banca privada. Mi profesor Oswaldo Padrón Amaré (Q.E.P.D), había sido invitado a dictar una conferencia sobre “las instituciones mutuales de ahorro”, conocidas entonces en Venezuela como Entidades de Ahorro y Préstamo, ya sujetas a la conversión en sociedades anónimas según la entonces reforma de la Ley de Bancos que terminaba de promulgarse. El insigne maestro Padrón Amaré con quien compartí la pasión por el análisis jurídico de los temas financieros, fundamentalmente bancarios, me pidió que asistiera por él  a ese evento internacional de “Vivienda y Hábitat” que se celebraría en esa ciudad con el patrocinio del Gobierno de Bolivia y la Asociación de Mutuales de ese país, ya que una situación personal de último momento le impedía a él cumplir dicho compromiso. No pude negarme a esa gentil invitación a pesar de los riesgos que implicaba un tema que no  era mi fuerte. El Dr. Amaré tuvo la gentileza y delicadeza de entregarme las notas que había preparado para la conferencia. Su elaborada prosa jurídica sobre el tema era tan clara que no necesité de mucho esfuerzo para involucrarme en el texto y sus derivaciones. Sin embargo, al momento de la conferencia- quizá por inseguridad- opté por leer el discurso, situación que se me hizo un tanto incomoda pues no es mi estilo leer escritos ante una audiencia, sino utilizar el material como apoyo logístico. Concluida la lectura sentí el alivio de quien culmina una delicada tarea. Luego vendrían las preguntas del auditorio, que estaban ávidas de información sobre el proceso venezolano de conversión, tratamiento que ellos aspiraban darle a estas instituciones en Bolivia. Las preguntas de los asistentes resultaron afortunadamente de Perogrullo y pude salir airoso del foro.
La estancia en Cochabamba, un paseo por los predios del monumento a la Virgen de La Concordia me sirvió para conocer el sentimiento de respeto que tienen o tenían en aquellos años los bolivianos por los venezolanos, quizá fundado en la admiración por Bolívar, el venezolano que les dio la independencia. Ese pueblo y su gente me recordaron a nuestra ciudad de Mérida y los merideños, “la ciudad de los caballeros” donde viví un tiempo.
Las reuniones sociales a que asistí con ocasión del Foro me permitieron ganar una invitación del Banco Central  de Bolivia para una asesoría jurídica sobre el proceso de conversión de las mutuales en sociedades anónimas que en ese país estaba considerándose.
Fue a los meses siguientes que visité La Paz. El altiplano boliviano te impacta. Te imaginas a ese diminuto hombre (el Libertador) andando a caballo desde Venezuela por esas montañas infinitas y por sus accidentados e intrincados caminos y cuesta entender tan osada aventura. Allí valoras mas su arrojo.
Despegar del aeropuerto de La Paz es toda una experiencia, sales en medio de una gran nube y desespera el largo espacio que recorres por instrumento hasta alcanzar ver un poco de cielo. La ciudad de La Paz te recuerda cualquier ciudad de los andes venezolanos, solo que el escaso oxigeno al caminar o hacer un esfuerzo te ubica en otra geografía. Me alojaron en un céntrico hotel muy conocido, que tiene la fama de haber alojado a Fidel Castro en una de sus primeras visitas a esa ciudad. Lo poco que caminé en esa ciudad cerca del hotel me mostraba la pobreza y el atraso de los bolivianos en esos tiempos (Se que actualmente es un país prospero, estable económica y políticamente). El comportamiento de la población indígena que hacía vida en sus calles, me llamó la atención;  con desparpajo hacen sus necesidades a la vista de todos. Nunca imaginé que Venezuela a los pocos años iba a retroceder en sus centros de pobreza al punto que viviéramos cuadros semejantes.
La estancia en La Paz y las reuniones de trabajo me permitieron observar que los suramericanos tenemos en común la visión interesada de las soluciones. Los empresarios líderes, ungidos prácticamente en “dueños” de las mutuales, que no eran tales, pues no existe la propiedad sobre estas organizaciones, se resistían a la conversión en sociedades anónimas y a su consecuencia: abandonar sus posiciones de poder.  Por ello, en Bolivia no hubo acuerdo hasta ese momento en adoptar la conversión en sociedades anónimas, ya que esto implicaba también una capitalización por parte de los terceros interesados en la conversión o por sus supuestos “dueños”. No sé cómo funciona actualmente ese sector, ni si han llegado finalmente a un acuerdo en ese país. En Venezuela, a los presidentes de estas instituciones no se les consultó su opinión para imponer legislativamente la conversión, pero ellos precavidos negociaron a tiempo sus posiciones de poder.
En Venezuela finalmente esa conversión se tradujo en la desaparición de las Entidades de Ahorro y  Préstamo, un importante motor del sector de la construcción, claro, vapuleado por las restricciones, la legislación socialista y el proteccionismo que llegó con el chavismo. Este  sector por diversas circunstancias está actualmente paralizado. Hoy solo construye el gobierno y por supuesto viviendas de interés social que prácticamente regalan a sus seguidores de los sectores marginales. La mayoría de los proyectos privados en vías de ejecución fueron objeto de expropiación por parte del gobierno con fundamento en la demora en su terminación. La clase media quedó al margen de nuevos proyectos de construcción.
El encarecimiento de la vivienda en Venezuela en los últimos años, impulsada por una variedad de factores: el cambio de la moneda de referencia, el costo de los materiales de construcción, desabastecimiento de materia prima (cemento, cabillas, etc.), la mano de obra, la inflación y creo que el impulso artificial del mercado de inmuebles como consecuencia del lavado de dinero que ha imperado en forma rampante, han terminado por liquidar este mercado, inalcanzable para la nuevas generaciones de profesionales. Por ello, el futuro de los hijos de la clase media es proletarizarse o  largarse del país, ¡si pueden!
Dios proveerá dijo el presidente del país. ¡Qué futuro tan esperanzador!


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…