Ir al contenido principal

Shakira en Caracas 2006


Cuando la cantante Shakira vino en el cenit de su fama a Caracas en el año 2006, no sé cuál era el número de veces que ya antes había estado por Venezuela con sus “Pies descalzos” en modestos conciertos y shows de televisión, pero esta vez venía precedida del éxito descomunal obtenido con los temas “La tortura”, “Suerte”, “La Pared” y “Te dejo Madrid”, que causaban furor entre sus fans, fundamentalmente hombres que disfrutábamos sus movimiento de cadera y su  danza árabe como expresiones de un símbolo sexi a pesar de su menudo tamaño. Las fantasías  estaba por hacerlas realidad  Gerard Piqué el jugador del Barsa. Ya su larga relación con el hijo del ex presidente La Rúa nos parecía aburrida.
El entusiasmo de mi hija menor y también de la mayor con el anuncio de la presentación en Caracas de la estrella colombiana, fue un buen motivo para celebrar la decisión de asistir a ese espectáculo y reunirnos en familia. A mi esposa también le entusiasmó la idea. La esperada llegada de la reina latina del pop estaba circunstanciada políticamente por el hecho de que se presentaría en una instalación militar: “La Base aérea de La Carlota”, donde  unos años antes, sus adyacencias habían sido testigo de una movilización histórica (algunos estiman que aproximadamente un millón de personas) para pedir la renuncia del  presidente ex militar: el 11 de abril de 2002. De esa  imborrable fecha quedaban secuelas  y aun subsistía un ambiente crispado por las pretensiones autoritarias del gobierno que ya había recibido muestras de repudio por una mitad del país que no ocultaba su desencanto con los planes del último caudillo de la decadente democracia venezolana.
Las entradas para el evento fue muy fácil adquirirlas por internet. Lo que no imaginaba era que a pesar de su alto costo, sería inmensa la cantidad de fans que su concierto movería hacia La Carlota (se estima que asistieron más de 40 mil personas).
Pero fue alrededor del mediodía, bajo un inclemente sol que los transeúntes de Altamira, la autopista Francisco Fajardo y Chuao pudieron ser testigos de las largas colas para ingresar a la Base Aérea.  Una sola fila para todo público sin importar su ubicación.
Como muchos, le tengo fobia a las colas y mas a los tumultos y multitudes, por ello al arribar ese día a las inmediaciones de Chuao, el primer impacto fue la enorme cola para ingresar a esas instalaciones militares. Era kilométrica, pero eso no amilano mi ánimo para ver a la diva colombiana, de modo que con resignación y entusiasmo el grupo familiar se instaló a soportar de pie la afrenta de esa antesala.
La espera en la cola fue larga y tediosa hasta llegar a la entrada principal ubicada frente al C.C.C.T. Tampoco imaginabamos que las colas iban a ser a la larga el signo de la cotidianidad en la vida de los venezolanos que optaron por quedarse, después de la diáspora que provocarían las políticas del caudillo antes de morir y de su sucesor.

Ya en la última avanzada de la cola, en la recta que terminaba en la estación dispuesta por los organizadores para acceder a la Base Militar, una muchacha de color -como suelen referirse los periodistas a las personas afro descendientes  pretendió coleárseme a la brava. Yo le reclame su frescura y ella en actitud malandra me retó diciéndome que ella no pensaba hacer esa cola.   Entonces con firmeza me interpuse para impedirle su abuso, pero la negrita se sintió -al parecer- ultrajada y me lanzó una bofetada que no alcanzó a pegarme ya que la bloquee con el brazo  izquierdo. En ese momento solo me vino a la mente la estrofa de un reggaetón que sonaba recurrentemente por esos días en la radio, cuya letra dice: Mi nombre es Yasuri, Yasuri Yamileth, Yasuri Yamileth (Bis) Mi nombre es Yasuri, Yasuri Yamileth. Te metes conmigo, te saco la Gillete Te dejo una Ye, que no es de Yeye. Sino de Yasuri, Yasuri Yamileth “.
Afortunadamente, mi hija mayor intervino para controlar a la exaltada “Yamileth” y con firmeza femenina, aupada también por el público de la cola que recriminaba a la “Yamileth” su atrevimiento, la obligó a retirarse. Al llegar a la estación de entrada controlada por dos soldados, estuvo a punto de producirse otra gresca cuando observé que los “soldados del pueblo” estaban permitiendo a cambio de un pago, la entrada de sujetos que no estaban en la cola. Reclamé la vagabundería pero los coleados se mostraron más hostiles que la morena “Yamileth” y opté por deponer mi talante de ciudadano justiciero.
Al pasar a los espacios acordonados que  indicaban el camino -bastante largo- para llegar a la zona del concierto, se notaba que la desorganización reinaba, la gente se movía como rebaños de ganado sin arreo buscando ganar los espacios que permitieran una mejor visual de la tarima donde se presentaría la colombiana, sobre todo considerando el menudo tamaño de la cantante.

Como suponía, no había sillas, apenas algunos espacios VIP, de modo que el concierto debíamos presenciarlo todos de pie. Algunas personas más precavidas habían llevado pequeñas sillas portátiles y cojines para hacer menos infame la velada.
Aproximadamente a las 6 de la tarde, Caramelos de Cianuro subió al escenario para tocar algunos de sus éxitos, en una corta presentación. Erika de la Vega y Luis Chataing, en nombre de los organizadores hacían tiempo y trataban de distraer al público que cansado sólo quería ver a Shakira.
Cerca de las ocho de la noche comenzó el esperado concierto de Shakira en Caracas con el tema “Estoy Aquí”, apareció frente al público con una gran sonrisa, cabello color chocolate. Caminó de lado a lado el escenario para que todos la apreciaran.
Inició su repertorio vestida con pantalón negro y una blusa semejante a una chaquetilla de torero negra con detalles brillantes y sus pies  estaban descalzos.
Al momento de interpretar “Te dejo Madrid”, la segunda canción, se encendieron las luces del fondo de la tarima.

Así llego el tercero de sus temas, Don´t brother, el único interpretado totalmente en inglés.
A las 8:30 p.m. cantó uno de los temas más esperados, no solo por la voz y la letra sino para ver en vivo su coreografía que impactó en el 2005, “La Tortura”.
Con un público totalmente de pie era muy difícil a los de menor tamaño disfrutar del baile de aquella espectacular cantante, por lo que tuve que cargar varios  ratos sobre mis hombros  a Ivanna, mi hija menor, pues era lo justo que ella pudiera contar con propiedad a sus amiguitos sobre las cualidades de la colombiana. Este esfuerzo  sin duda me pasaría factura al día siguiente.
Un telón blanco y una breve pausa fueron la antesala de “No”. Para su interpretación Shakira salió vestida de un gran traje rojo, con el cual al bailar hizo figuras que semejaban una flor.
A las 8:37 le tocó el turno a “Suerte”, donde mostró sus grandes dotes para la danza árabe.
Después interpretó La Pared,  Día de enero, Pies descalzos  y Ciega, sorda y muda, esta última para despedirse.
El regreso lo hicimos caminando ya que era imposible conseguir estacionamiento por la zona, y menos taxis. Eso sirvió para recrear el recorrido del 11 de abril que cuatro años atrás hicimos desde la plaza Francia en Altamira.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…