Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Voló la otra "vaca sagrada". Parte II

(Relato de ficción)


ESTE RELATO SE PASÓ AL POST ANTERIOR "VOLÓ LA OTRA VACA SAGRADA"

Voló la otra "vaca sagrada"

(Relato de ficción)


“La Vaca Sagrada” era la denominación con que la sociedad venezolana identificaba el avión presidencial del dictador en los tiempos de Pérez Jiménez. Pero ahora no era ese el remoquete del avión presidencial, ya que el dictador venezolano ni siquiera utilizaba el sofisticado jet bimotor Airbus ACJ-319 que había comprado su antecesor el C…. Supremo, como le decían, en tiempos del barril de petróleo a 100 dólares, ya que por razones de seguridad o culillo presidencial  éste viaja en aviones de su colega cubano bajo los protocolos del G2. No, ahora ese mote se lo había ganado el propio dictador gracias a las dimensiones de mastodonte que había alcanzado su amorfa figura producto de las constantes comilonas de punta trasera, mondongo y manjares y exquisiteces mediterráneas que ingería junto a su impúdica  comitiva en la Suite Japonesa y en el Salón Joaquín Crespo del Palacio de Miraflores, sin recato ni remordimiento ante las penurias por la hambruna que padece la gran …

Prosa presa

“Prosa presa”
“Prosa presa” expone una breve antología de la prosa contenida en pasajes de ficciones y crónicas escritas por “Oliver” Méndez al calor de los padecimientos de un pueblo vejado y humillado por el totalitarismo del oprobioso régimen Castro-Chavista. La prosa de Oliver no tiene la cadencia poética abrumadora de Leonardo Padrón, quien describe en sus crónicas la vida, pasión y muerte de los venezolanos en la resistencia y en la diáspora. Tampoco el encanto del léxico de Ibsen Martínez, que en sus notas  desde el exilio en Bogotá procura darle talante universal al tema venezolano, pero Oliver nos muestra su pasión por la ficción realizable, en muchos versos que evidencian su visión de país en medio de la agonía de la democracia, acompañado de un estilo que delata la influencia de Francisco Suniaga, cuyas obras son consideradas por él maestras. El  proyecto que nos permitimos resumir recoge párrafos de los versos más emblemáticos de la temática trágica que ha abordado el autor…

Madurocinógeno

Oliver debió quedarse la Nochebuena en casa de su primo Joshua. En la mañana despertó sobresaltado porque durante la madrugada el sueño le fue interrumpido muchas veces por las reacciones de pánico de la senil tía Rosa a las alucinaciones. Joshua para atenuar la pena le alega que estas escenas se han visto acentuadas por la falta del medicamento Quetiapina, que solo consigue en Cúcuta a un precio exorbitante en pesos colombianos, que al cambio en bolívares suma unos cuantos salarios mínimos. La Tía Rosa se queja de que vive en un mundo rodeada de pillos que le llevan o le sustituyen su ropa por otra de mal gusto, algo similar a lo que experimentaba el difunto Diógenes Escalante (“El Pasajero de Truman” de Francisco Suniaga). Ve de noche sujetos de contextura gigantoide que la molestan y le hablan cuando duerme. No obstante, Joshua piensa que su madre en momentos de estabilidad, cuando ve en televisión las inefables cadenas de Maduro, reacciona de forma bien sensata  ante las peroratas…