Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Las caras tristes del aeropuerto

En esta semana fui a despedir a mi familia al aeropuerto de Maiquetía que se iban de viaje de vacaciones a “el imperio” como lo bautizó el “comandante galáctico”. Yo preferí quedarme con mis padres y suegros ya ancianos; estos no pueden dejarse en manos de terceros, la vida en Caracas en estos años se ha tornado demasiado azarosa, llena de imponderables. Al llegar al aeropuerto en una hora tradicionalmente agitada por la cantidad de pasajeros, me impacta lo desolado de este; la gigantesca pintura cinética:  “Cromointerferencia” de Carlos Cruz-Diez, ya no produce la misma sensación de gran país que antes intuías, ahora parece quedarle grande a ese penoso establecimiento. Al caminar por los pasillos observo la cantidad de mostradores de  líneas aéreas que han abandonado nuestro país, apenas quedaron las huellas de sus anuncios retirados. Ya esta imagen perturba, te cuesta creer lo que ves. Al llegar a la cola, las caras largas y tristes de la gente me desconcierta. Qué pasa, me pregunto …

Los entrampados

En un país donde abundan los tramposos es normal escuchar con frecuencia que una persona esté entrampada, pero de allí a que todo un país o un sector  político se encuentre entrampado pareciera inapropiado utilizar dicho término. Lo correcto sería “acorralado” o “arrinconado” contra las cuerdas como los boxeadores. En Venezuela se suele decir que el gobierno está “entrampado” cuando no consigue la solución a los problemas que el mismo ha creado o permitido acentuar; actualmente está acorralado porque el conjunto de medidas que debe tomar para hacer ajustes económicos que le permitan superar su situación de déficit fiscal, entre otros apremios, el aumento de la gasolina y el establecimiento de un cambio único (devaluación pues), tendrían repercusiones indecibles sobre la vida de los venezolanos por el efecto inflacionario que comportaría sobre una sociedad ya depauperada a raíz de los errores y horrores de la política económica socialista del Gobierno. Las estimaciones de los economis…

"El Secretario"

En estos días alcancé a ver en televisión un capítulo de una  comedia colombiana de mucho éxito que tiene por nombre ”El Secretario”; muy al estilo de la famosa comedia “Betty La Fea”. Esto me recordó que yo también fui en una oportunidad secretario; ese fue mi segundo trabajo, porque la primera chamba me la consiguió mi tío portugués  “Lin Yu” (reseñado en otra crónica de este blog) en “El Dividendo Voluntario para la Comunidad”,  una especie de fundación que operaba con los aportes de las empresa privadas establecidas en Venezuela, que no se si aun existe después de la razzia aplicada por la “revolución chavista” sobre el aparato productivo del país. Esta fundación quedaba en las instalaciones del IESA en San Bernardino. El Secretario Ejecutivo del DVC era Alberto Trujillo, abogado ligado a Fedecámaras, que resultaba ser conocido o amigo de mi tío, pues al parecer tenía algunas propiedades por la zona de Barlovento, la comarca de mi tío. Pero mi segundo trabajo fue el de “secretario”…

La Mesa en un café

Ramón Guillermo Aveledo y Ramón José Medina en un café de Los Palos Grandes (conversación imaginaria)
¡Hola  Ramón Guillermo
¡Hola Ramón José
Aveledo:  Ramón José recibí tu carta de renuncia. Es intensa, muy bien escrita; coño, parece obra de García Márquez esa pieza, pero no justifica, ni disipa en nada las vainas  que nos achacan. Tocayo, no le parece que no debió renunciar inmediatamente después de mi, coño! porque da la impresión que estas renuncias son maquinaciones para acabar con la Mesa. La dejamos sin piso. Es mas, tú fuiste hace poco seriamente cuestionado por las declaraciones infelices que hiciste sobre Leopoldo, yo creo que debiste renunciar fue en ese momento, eso al menos hubiese retrasado mi renuncia.
Medina:  ¡Coño! pero era como darle la razón a la gente de Voluntad Popular, por esa mariquera que yo dije. Además Ramón Guillermo, a ti lo que te cuestiona la gente es la pasividad frente al Gobierno, que la Mesa no se le paró firme a Maduro para exigirle que el dialogo dier…

Conversación imaginaria en la Casona

Maduro: Hola amor, como amaneció mi primera combatiente?

Cilia: Divina mi vida.

Maduro: Sabes que anoche estuve pensando que el comandante Supremo me dejó una carga muy pesada. Este país esta vuelto una mierda. Me dejó mucho peo prendido que yo no puedo resolver. Estoy como atrapado con el Diosdado jodiendo, chantajeándome con su supuesto control de los militares y creando problemas con su patanería. Allí está el viejo Giordani, terminó hablando paja y arrastrando gente para la oposición.

Cilia: Yo también creo que se le ha pasado la mano a Cabello, porque es muy prepotente y escuda sus métodos en que ya no está Chávez, pero los pingüinos o focas no es que les dicen, se están arrechando y se pueden alzar.

Maduro: Si Cilia, yo después de lo que pasó con el pollo Carvajal que nos echamos esa cagada si ese hombre lo llevaban al Imperio, nos hubiese terminado traicionando como pasó con el juez Aponte Aponte.

Cilia: No ves que allá los asustan con la posibilidad de una cadena perpetua y t…