Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

El 7 D en Miraflores

El 7D en Miraflores. Nico y el Capitán conversan.
-Coño Nico, ganaron los marditos esos de la derecha apátrida; no pudimos mover a la gente de los barrios. La vieja Tibi se cagó y no quiso cambiar los resultados. Qué te dijo Jorge?
-No joda Capitán, la vieja Tibisay no quería ni atenderme el teléfono y que porque suponía que la estaba llamando para que inventáramos una vaina. ¡Qué tal!
-Si Nico, a mí me informaron que la vieja Tibi dijo en una reunión con las otras rectoras que ella no se iba a echá esa vaina de la trampa, porque teme que hasta el Imperio la vaya a sancionar y que a ella le gusta mucho Mickey Mouse y comprar en los newyores.
-Si Capitán, a mi me dijo Jorge que la vieja cree que la derecha va a mandar ahora, porque lo que viene es un revocatorio de mi mandato y que ella no quiere estar huyéndole a juicios; que al menos reconociendo el triunfo de los escuálidos puede negociar su tranquilidad.
-Coño Nico, parece que se nos acabó el encanto.
-No joda Capitán, qué encanto ni qué…

A veces provoca ..

A veces provoca no ver más las entrevistas que hacen los periodistas a los voceros del Gobierno; parecen idiotas –no reaccionan- cuando estos cínicos aducen o argumentan sus estupideces  para responder acerca de cualquiera de las miles de penurias que viven los venezolanos por culpa de la incapacidad de los inútiles de este gobierno. Vladimir -el de la 1 p.m. por Globovisión- hace a veces algún aguaje de contradicción en sus comentarios, pero con una sonrisa que delata su parcialidad. A  veces provoca mandar  a la mierda a la oposición por su pasividad ante las calamidades que a diario soportamos los venezolanos y su única respuesta es la tolerancia y la vía electoral, porque ya a las marchas la gente no quiere ir. A veces provoca gritar a la gente en las colas por su resignación y tolerancia de imbéciles ante esta perversa y diaria humillación para comprar alimentos. Con razón la estúpida de Jacqueline Faría les restregó en sus narices que “disfrutaban unas colas sabrosas”. A veces prov…