Ir al contenido principal

A veces provoca ..



A veces provoca no ver más las entrevistas que hacen los periodistas a los voceros del Gobierno; parecen idiotas –no reaccionan- cuando estos cínicos aducen o argumentan sus estupideces  para responder acerca de cualquiera de las miles de penurias que viven los venezolanos por culpa de la incapacidad de los inútiles de este gobierno. Vladimir -el de la 1 p.m. por Globovisión- hace a veces algún aguaje de contradicción en sus comentarios, pero con una sonrisa que delata su parcialidad.
A  veces provoca mandar  a la mierda a la oposición por su pasividad ante las calamidades que a diario soportamos los venezolanos y su única respuesta es la tolerancia y la vía electoral, porque ya a las marchas la gente no quiere ir.
A veces provoca gritar a la gente en las colas por su resignación y tolerancia de imbéciles ante esta perversa y diaria humillación para comprar alimentos. Con razón la estúpida de Jacqueline Faría les restregó en sus narices que “disfrutaban unas colas sabrosas”.
A veces provoca –si se pudiera- gritarles a  los cínicos mayores del Gobierno cuando en sus cadenas o declaraciones acusan a paramilitares pero no a los  guerillas, ni a los colectivos, a los comerciantes pero no a los bachaqueros, a las víctimas pero no a los delincuentes, a los que critican y no a los responsables de  las deficiencias.
A veces me provoca llamar a  Carlos Ocaris y reclamarle por su falta de atención a los sectores de Sebucán, Santa Eduvigis, Los Dos Caminos, Parque Miranda -la clase mierda pues, perdón media-en los servicios de policía, aseo, vialidad, etc. Al parecer, la Miss lo tiene muy ocupado.
A veces me provoca escribirle a Ramón Muchacho y decirle lo decepcionante que ha sido su gestión; él que tanto ofreció patrullaje policial y control del tránsito vehicular. Como extrañamos a Irene, a Leopoldo López o al mismo Graterón en Chacao. Ahora Chacao es una anarquía y abandono igual que el resto del país.
A  veces me provoca irme de Venezuela; pero cada vez se  hace más difícil y además,  me resisto a dejarle mi país a estos mafiosos que nos gobiernan. Soy de la tesis de Leonardo Padrón expuesta en la crónica “La Casa Grande”.
A veces  provoca gritarle a Maduro, Diosdado y Jorge Rodríguez que dejen de maquinar patrañas dirigidas a neutralizar la aplastante victoria de la oposición en las próximas elecciones parlamentarias de diciembre.
A veces provoca gritarle al grupito creado y  financiado por el Gobierno bajo el remoquete de “victimas de las guarimbas”: que fueron víctimas, pero no de las guarimbas, sino de los grupos armados por el propio gobierno (GN, colectivos, etc) para atacar éstas, y que mucho pero mucho más victimas hubo del lado de la oposición, para las cuales no hay ni habrá justicia, mientras que por el grupito de victimas oficialistas mantienen en prisión bajo juicios amañados a Leopoldo y otros jóvenes que no accionaron arma alguna, porque los armados no eran los guarimberos.

A veces me provoca no escribir más en el blog, pues la apatía de los lectores que son unos cuantos desanima; ya no se atreven a un comentario negativo ni positivo sobre lo que leen.
A veces ….



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

Guarenas - Guatire, crónica de una muerte lenta

“Candelita que se prende candelita que se apaga” Hugo Chávez en una de sus tantas fanfarronerías mediáticas

Oliver amaneció agotado mentalmente porque no pudo dormir.  Pasó la noche pensando una salida a la situación de su ahijada Lourdes y su marido Johnson que viven en Guatire y trabajan en Caracas, como  muchas parejas de  jóvenes venezolanos profesionales que desde hace varios años tuvieron como única opción para formar un hogar, adquirir con esfuerzo y financiamiento un habitáculo en las edificaciones que  han levantado en las últimas décadas las empresas constructoras  en esos espacios concebidos para ciudades dormitorios por su lejanía de los puestos de trabajo.
La leyenda de los pueblos la hace su épica y las glorias de sus pobladores que sufrieron calamidades naturales o sociales y  lograron sobreponerse gracias a su coraje y resistencia. La población de Guarenas es recordada por haber sido el primer foco de protesta pública que dio lugar al estallido social conocido como “E…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…