Ir al contenido principal

"Oliver prefiere morir" Novela

Oliver prefiere morir
Presentación

Novela escrita en clave de crónica que recrea pasajes de la vida del abogado Oliver Montilla durante los años de la decadencia de la democracia en Venezuela, en pleno auge el “proceso revolucionario” iniciado por Hugo Chávez. Retirado del ejercicio profesional y de la banca donde prestó servicios por muchos años, claudicó en ambos sectores por razones diferentes. Del ejercicio del Derecho porque consideró que en Venezuela no vale la pena ser abogado,”!Es una infamia el ejercicio profesional y la administración de justicia!” -sostiene- y respecto de la banca no oculta su desencanto con el sistema financiero venezolano. Está colmado de falacias, tanto en las políticas públicas como en el orden institucional. Privan los intereses personales sobre la responsabilidad social.
Casi todas las historias transcurren en torno a su círculo de vecinos y amigos que viven o frecuentan un sector residencial emblemático de Caracas, Sábana Grande, la avenida Solano López, la antigua zona bohemia de la República del Este, sus legendarios pub El Gran Café y El Maní es Así, y la cuadra  gastronómica española entre las calles Apamates y Los Manguitos.

Estas historias  son también, sin pretenderlo, expresiones de una posición personal sobre temas como la amistad, el amor, la lealtad, la fidelidad, la solidaridad, la venezolanidad y otros sentimientos. El título del libro obedece a un pasaje de uno de sus capítulos más ligeros, que realmente tiene poco de necrofílico, pero fue un capricho de su autor porque siempre quiso bautizarse con ese nombre.

Oliver prefiere morir en la ruleta rusa de Venezuela, que en la tristeza y el olvido como suele ocurrir en el exilio a quienes se han ido sin tener alma de migrantes. Tiene mucho arraigo en su país. Piensa en lo duro que debe ser soportar la pena de decirle adiós a sus afectos.

(Esta novela la terminaré de escribir en octubre de 2016, cuando muy probablemente Oliver haya decidido qué hacer con los años que le quedan)


Estaré ausente por tres meses del blog, por lo que agradezco a mis lectores su consecuencia. Volveré en septiembre.


Comentarios

  1. Hermano, no hay prisa para morir, el desencanto que nos da la vida, la angustia de un pais a la deriva, los sin sabores pues,...no son razon suficiente para dejarse morir; sin embargo, hay futuro, desde nuestras experiencias y sueños, podemos contribuir al renancimiento del pais, en estos 25 años vitales que nos quedan, yo no renuncio a ello.

    ResponderEliminar
  2. Hermano, no hay prisa para morir, el desencanto que nos da la vida, la angustia de un pais a la deriva, los sin sabores pues,...no son razon suficiente para dejarse morir; sin embargo, hay futuro, desde nuestras experiencias y sueños, podemos contribuir al renancimiento del pais, en estos 25 años vitales que nos quedan, yo no renuncio a ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…