Ir al contenido principal

Juan Pablo Pernalete, un mártir de la dictadura roja




Oliver está consternado con la noticia de la muerte del sobrino de Antonio, su pana del alma. El  joven deportista Juan Pablo Pernalete, estudiante de contaduría de la Universidad Metropolitana asesinado en las adyacencias de la Plaza Altamira el día 26 de abril de la forma más cobarde, un disparo de una bomba lacrimógena efectuado a pocos metros y accionada directamente con la clara intención de ejecutarlo -pues no cabe otra conclusión- dio en su pecho. El asesino, uno de los esbirros del régimen chavista entrenados como perros de presa para aniquilar con ventaja, premeditación y toda la alevosía inimaginable a quienes pacíficamente e inermes manifiestan su descontento con el holocausto que desde Miraflores dirigen con toda la saña macabra seres desquiciados, adoctrinados por el odio y la perversidad para mantenerse usufructuando ilícitamente el tesoro público hasta que la macolla no dé para mas lujos y derroches al socialismo del siglo XXI.

El asesino por naturaleza que le disparó seguramente portaba un disfraz de guardia nacional al mejor estilo de Robocop para inspirar confianza a sus víctimas. Seleccionó al chamo ideal para coronar la gloria en el infierno, pues ese muchacho alto y buenmozo reúne todas las condiciones para recibir un premio de ciudadanía ejemplar. Un disciplinado estudiante de la Universidad Metropolitana, destacado jugador del equipo de  básquet que la representa nacional e internacionalmente, hijo único de la pareja Pernalete-Llovera, sus principales fans como él les decía a sus padres. Un chamo que en sus pocos ratos libres se dedicaba a socorrer perros y gatos enfermos o abandonados en la calle, para luego de recuperarlos buscarles por facebook adoptantes. Un chamo que su corta vida la consagró a honrar y amar a sus padres, a ganar amigos, a practicar y animar el deporte del baloncesto y ayudar a sus semejantes. Por ello, también estaba ese día en la plaza Altamira reclamando el rescate de la democracia que nos usurparon. El salmo 91, su gorra y su bandera eran los implementos que llevaba en un morral

Solo nos queda pedir que su muerte no haya sido en vano. Paz a sus restos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quién ha sido el mejor presidente de Venezuela?

Esa es una pregunta que por escurridiza parece tabú. Generalmente evitamos responderla porque la subjetividad a muchas personas les impide ser justos en sus juicios o la desinformación en otros desvirtúa una respuesta sensata, pero se me ocurrió plantearla en un café entre varios amigos después de una caminata en el Parque del Este. En ella estaban presentes un viejo político ya retirado de las filas de Acción Democrática,  un militante de Primero Justicia, un simpatizante de Voluntad Popular, un pana ex chavista y este servidor. Les comenté la posibilidad de hacer una crónica sobre ese tema y aceptaron, siempre que mantuviera sus nombres en reserva. Por ello, les relato la conversación sin identificar quien de los presentes emite cada parecer sobre los aspectos que allí se abordaron:
Este es un diagnostico perceptivo, donde se prescinde de estadísticas, resultados macro económicos o cualquier indicador financiero o social,  pues aun cuando todos somos profesionales en distintas materi…

El Liceo “Caracas”.

Quién no tuvo una secundaria feliz. Siempre recordamos con nostalgia los momentos memorables que vivimos en esa fase de la adolescencia. Sobre todo aquellos episodios que dejaron huella en nosotros, que los hicieron inolvidables. Esta etapa de nuestras vidas tiene particular relevancia porque es en esa edad cuando sueñas por primera vez una vida mejor, ingresar a la universidad y alcanzar un título académico, desempeñar una carrera profesional (en esos tiempos una carrera profesional era el camino mas honroso para crecer socialmente). En esa edad regularmente se tenía la primera noviecita (hoy día ya se tiene la primera mujer).
En el Liceo “Caracas” del Paraíso, estudiaron en su pasado glorioso grandes líderes demócratas del país como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Raul Leoni y otros de la “generación del 28”. Y en nuestro tiempo continuaba siendo un verdadero centro de enseñanzas. Recuerdo que era un liceo que reunía a jóvenes de la clase media y pobre de la ciudad, pero los pobre…

Cuántos chavistas quedan?

Por allá en septiembre de 2015, en un post titulado “Qué músicos quedan en el Titanic” Oliver nos decía: “cuántos músicos aun entonan alguna nota agónica del ideario revolucionario rojo rojito. Porque los músicos del “Titanic” lo hacían a lo mejor creyentes de que su notas calmaban o distraían a los atormentados pasajeros que buscaban salvarse de la tragedia o persuadidos de la invencibilidad del otrora rey de los mares y de su capacidad para superar la inminencia de un hundimiento. Ciertamente no los movía la paga de sus honorarios de músicos, ni ninguna posible compensación salarial por su valiente y osada conducta, ni creo que estuvieren ignorando el tamaño de la catástrofe  que se cernía sobre sus hombros, lo hacían a lo mejor inmersos en un estado de locura colectiva provocada por el pánico general que desató esa tragedia. Lo que sí parece ser cierto es que se trataba de unos diligentes hombres  sobrecogidos por la inmensidad del acontecimiento que los llenó de un gran valor para…